«Comandante Gringo», el posible sucesor de Guacho

El hombre que asumiría el mando del Frente Óliver Sinisterra de las disidencias de las Farc, luego de que Wálter Patricio Arizala, ‘Guacho’, fuera abatido el viernes pasado, tiene 24 años y ya cuenta con una circular roja de la Interpol. Carlos Arturo Landázuri Cortés, alias Comandante Gringo, es jefe de uno de los grupos de mando medio dentro la estructura jerárquica del frente, según han reportado los medios colombianos.

Nacido el 31 de julio de 1994, Landázuri tiene dos alias: Comandante gringo y Fabián, y es quien se ha encargado de la planificación de las operaciones del ‘Óliver Sinisterra’ tanto en Colombia como en Ecuador. También ha tenido a su cargo las finanzas del frente, siendo uno de los hombres de más confianza que tuvo ‘Guacho’, según el diario «El Tiempo».

Señalan que anda armado y que es “peligroso, propenso a evasión y violento”. Tiene orden de captura de un juzgado de la provincia de Esmeraldas, en Ecuador, por los delitos de terrorismo y delincuencia organizada, además, en ese país lo responsabilizan de planear el secuestro y asesinato de la pareja ecuatoriana Óscar Villacís y Katty Velasco en abril de este año; así como de organizar y cometer un ataque con fusiles y granadas contra una patrulla de Ecuador en el sector La Cadena, en San Lorenzo, el 2 de noviembre del 2017 y el atentado con carro bomba contra el comando de Policía de San Lorenzo, ubicado en Esmeraldas, Ecuador, en enero de este año, hecho que dejó 28 uniformados heridos.

Por estos hechos en julio pasado la Interpol expidió una circular roja en su contra, aunque en su comunicación la misma Interpol advirtió que ‘Gringo’ es propenso al suicidio.

Aunque no lo han acusado formalmente por el secuestro y asesinato de los periodistas del diario ‘El Comercio’, las autoridades no descartan que ‘Comandante Gringo’ haya hecho parte de la planificación del crimen.

A diferencia de ‘Guacho’, ‘Comandante Gringo’ no es ecuatoriano sino colombiano, es descrito como una persona de tez morena y como alguien que no se considera un disidente de las Farc sino un guerrillero no desmovilizado que continúa en una cruenta disputa con las ‘Guerrillas Unidas del Pacífico’ para mantener el control territorial sobre cultivos ilícitos y producción de pasta de coca en el litoral nariñense. Se calcula que en la zona rural de este puerto hay más de 29.000 hectáreas de coca sembradas.

De acuerdo con fuentes de inteligencia de la Policía, ‘Gringo’ también estaría encargado de camuflar base de coca en caletas escondidas en zonas rurales de Tumaco, con lo que ha logrado entablar varios negocios con narcotraficantes mexicanos del cartel del Sinaloa.

El posible sucesor de ‘Guacho’ también tiene a su cargo mantener las operaciones con minas antipersonales en zonas aledañas a los ríos Guisa, Nulpe, Patía y Changüí, en Nariño, por donde mueve negocios ilegales.

El corregimiento de Llorente, en Tumaco, es su principal centro de operaciones pero las acciones del frente disidente se extienden a las zonas Mira Bajo, Mira Alto y Guayacana, también en Tumaco.

Sin embargo, informes señalan que podría escabullirse hasta Perú o desplazarse hacia Maracaibo, en Venezuela, para esconderse de la justicia.

Otros de los jefes disidentes que también están en la mira de las autoridades colombianas tras la muerte de ‘Guacho’ son alias Darío, Paticortico; Rubén Londoño, Piño y Alacrán, así como Fabio Murcia Camacho, alias Romario o Vitamina, quien fue segundo al mando de la columna móvil ‘Daniel Aldana’ de las ex-Farc.

Más relacionadas