ONU pide a Rusia esclarecer cómo opositor Navalni fue envenenado

Alexei Navalny, líder de la oposición liberal rusa y director de una fundación anticorrupción trabaja en su oficina durante las elecciones presidenciales, Rusia, 18 de marzo de 2018 (reeditado el 7 de septiembre de 2020). El hospital Charite en Berlín anunció el 7 de septiembre de 2020 que Navalny había salido de un coma inducido. Navalny recibe tratamiento en el hospital Charite de Berlín desde el 22 de agosto de 2020 por haber sido envenenado con un agente nervioso del grupo Novichok. Primero fue internado en un hospital en Omsk, Rusia, después de sentirse mal a bordo de un avión en su camino de Tomsk a Moscú. EFE / EPA / YEVGENY FELDMAN

La ONU reclamó hoy al Gobierno de Rusia que investigue de forma seria el envenenamiento del líder opositor Alexei Navalni o acepte colaborar con una investigación externa, al tiempo que debe aclarar cómo alguien pudo conseguir la rara sustancia con la que se le intentó asesinar.

«Ante la afirmación de los especialistas alemanas de que hay prueba inequívocas de que Navalni fue envenenando con el agente tóxico Novichok, pedimos al Gobierno ruso que realice una investigación -o coopere plenamente con una- que sea independiente y transparente», señaló un portavoz de la alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, Michelle Bachelet.

Recordó que el agente nervioso Novichok es una sustancia sofisticada y extremadamente difícil de conseguir y que no es algo que se pueda comprar en una farmacia o cualquier otra tienda.

Navalni ha salido del coma inducido en el que se encontraba tras ser ingresado en un hospital de Berlín el pasado 22 de agosto, días después de sentirse mal en un vuelo doméstico en Rusia.

Su viaje a Alemania se realizó por petición de su familia y después de varios días de negativa por parte de los médicos que lo atendían en Moscú.

Colville comentó que este caso se agrega a una lista de envenenamientos y otras formas de asesinatos selectivos contra ciudadanos rusos que han ocurrido en las últimas dos décadas, sea en suelo de Rusia o en el extranjero.

«La alta comisionada considera que la incapacidad en muchos casos de que los autores paguen por esos hechos y que se haga justicia para las víctimas y sus familias es muy lamentable y difícilmente se puede explicar o justificar», recalcó el portavoz.

Antes de su envenenamiento, Navalni fue objeto de repetidas amenazas, ataques y detenciones por parte de las autoridades rusas o de desconocidos.

Bachelet considera que el opositor tiene ahora que ser protegido y que simplemente no se puede aceptar la respuesta de Rusia de que no se trata de un caso de envenenamiento y que, por tanto, no hay nada que investigar. EFE

Más relacionadas