6-1. Desgarrador Madrid brilla con Asensio y Benzema

EFE

Madrid, 22 sep (EFE).- Marco Asensio respondió a la primera titularidad que le concedió Carlo Ancelotti firmando el primer triplete de su carrera en un club, al Mallorca, equipo que siempre llevará en su corazón por sus inicios, y brilló en su nueva demarcación como interior pidiendo un protagonismo mayor.

Era uno de los grandes damnificados del cambio de entrenador. Asensio había pasado de ser un fijo para Zinedine Zidane a verse desplazado y sin continuidad con Ancelotti. El regreso de Gareth Bale, la recuperación de Eden Hazard y el crecimiento de Vinicius Junior le apartaron del tridente ofensivo.

El técnico italiano buscó una nueva ubicación a un jugador al que no le benefició perderse la pretemporada por la disputa de los Juegos Olímpicos de Tokio. A su regreso tardío, a punto de iniciarse el campeonato liguero, Ancelotti le añadió una modificación táctica para encontrar acomodo a Marco.

Pero las lesiones de Toni Kroos y Dani Ceballos tampoco aumentaron sus oportunidades. Fede Valverde fue la apuesta como titular junto a Luka Modric, con sus espaldas cubiertas por Casemiro, y el fichaje de Eduardo Camavinga no ayudó a cambiar el panorama de Asensio.

Solamente 68 minutos en seis partidos oficiales y un enfado que creció tras participar 11 minutos en el regreso al Santiago Bernabéu, ante el Celta, pero salir sesenta segundos en Milán ante el Inter y quedarse sin jugar en Mestalla ante el Valencia.

«Asensio puede ser que no esté contento, es bastante normal, lo anormal es un jugador que no juega que esté contento», admitió Ancelotti en la víspera del duelo ante el Mallorca, una cita siempre especial para Marco. «Necesitamos jugadores que no están contentos, no me gusta que lo estén si no juegan», añadió.

Y el jugador respondió a su entrenador en el campo, que es donde mejor puede hablar y pedir los minutos que añoraba. No marcaba desde el 9 de mayo con el Real Madrid y lo buscó desde el inicio, apareciendo al espacio siempre, asociándose con sus compañeros. Lo acarició incluso desde el córner, un gol olímpico que salvo Reina sobre la línea.

Disfrutando de libertad para moverse, estuvo metido en el partido para marcar su primero de la noche a los 24 minutos aprovechando un rechace del portero rival y mandar el balón a la red de primeras, con la zurda. Le salió el arranque de celebrarlo para quitarse de encima su mal momento pero frenó a tiempo recordando sus orígenes y pidió perdón.

Tardó apenas cinco minutos en firmar su doblete, el tercero como madridista, tras asociarse con Karim Benzema, la gran referencia ofensiva del Real Madrid con números de récord, ocho goles marcados y siete asistencias repartidas. Y ya pudo firmar su triplete a los 35 minutos pero la defensa lo evitó sobre la línea de gol.

Lo consiguió a los 55 con un gran zurdazo ajustado al palo. El primero con el Real Madrid tras haberlo conseguido en las categorías inferiores de la selección. Fue la reacción de Asensio que salió con fuerza de su momento más bajo estando en condiciones de jugar desde que llegó al Real Madrid. Mostró carácter los 71 minutos que estuvo en el campo y protagonizó el partido que esperaba Ancelotti de los jugadores a los que rebaja el protagonismo porque no le entran todos. EFE (I)

Más relacionadas