Petroperú logra acuerdo con comunidad tras derrame de petróleo en la Amazonía

La petrolera estatal peruana Petroperú anunció hoy que ha llegado a un acuerdo con la comunidad amazónica de Chapis, que permitirá que se libere el acceso a una estación del Oleoducto Norperuano y se reinicie la remediación ambiental en una zona afectada a finales de noviembre por un derrame de petróleo.

Según un comunicado oficial, los dirigentes de Chapis, comunidad ubicada en la provincia Datem del Marañón, en la región peruana de Loreto, permitirán el acceso a la estación 5, que permanecía bloqueada desde el 5 de diciembre pasado.

Los acuerdos se alcanzaron tras varios días de diálogo entre una comisión multisectorial liderada por representantes de la Presidencia del Consejo de Ministros e integrada por miembros del ministerio de Energía y Minas y Petroperú, y dirigentes de Chapis.

Los dirigentes se comprometieron, en un acta, a no realizar acciones que puedan dañar el patrimonio de Petroperú y a permitir la culminación de las actividades de remediación en el kilómetro 221 del Oleoducto Ramal Norte (ORN).

Petroperú, por su parte, desarrollará en los próximos días una reunión de la comunidad con la empresa Kanay, a cargo de las labores de remediación, para evaluar e informar sobre los trabajos que faltan culminar.

La petrolera también integrará a la comunidad al Programa de Desbroce y Alerta Temprana, que implementa a lo largo del Oleoducto Norperuano con todas las comunidades colindantes.

«De esta forma, la Empresa y la comunidad reafirmaron su compromiso de mantener el diálogo como principal mecanismo de relacionamiento, en aras del desarrollo de la región y del país», concluyó la nota oficial.

Petroperú había informado el pasado 6 de diciembre que continuaba sin poder detener la fuga de petróleo ocurrida tras un corte supuestamente intencional del Oleoducto Nor Peruano ocurrido el pasado 27 de noviembre.

Simultáneamente, un centenar de personas armadas con lanzas bloqueó el acceso a la estación de almacenamiento de petróleo ubicada en la comunidad de Chapis, en cuyas instalaciones había sesenta trabajadores de Petroperú y de otras empresas contratistas que eran protegidos por un destacamento de policías.

La población de Chapis exigió, de esa manera, que se acepten sus reclamos, que incluyeron cambios en el ramal norte del oleoducto, un plan de estudio toxicológico de metales pesados, la instalación de instituciones públicas para el desarrollo de los pueblos nativos y fondos para desarrollar la producción de frutos tropicales.

El Oleoducto Nor Peruano opera desde 1977 y transporta el petróleo extraído en la selva peruana hasta el terminal portuario de Bayóvar, en el océano Pacífico, mediante 1.106 kilómetros de tuberías que atraviesan la Amazonía y la cordillera de los Andes. EFE

Paypal