Ecuador, miércoles 17 de enero de 2018

R.Unido apoya envío de armas a Irak, Suecia no participará y Alemania espera

Soldados alemanes cargan aviones con ayuda humanitaria para Irak en ela base de la OTAN en Hohn in alt Duvenstedt (Alemania) hoy, viernes 15 de agosto de 2014. EFE/Axel Heimken

Bruselas, 15 ago (EFE).- El Reino Unido dijo hoy que estaría dispuesto a considerar “favorablemente” cualquier petición de los kurdos para el envío de armas para hacer frente a los yihadistas del Estado Islámico (EI) en el norte del país árabe, mientras que Suecia dejó claro que no participará y Alemania prefirió esperar.


Publicidad

“El Reino Unido ha dicho que está dispuesta a considerar favorablemente cualquier petición para el envío de armas; ya estamos enviando munición y suministros desde otros países de Europa del este a Erbil, pero esto es una oportunidad para los Estados miembros para coordinar su actividad y enviar una señal muy clara de nuestro apoyo al nuevo primer ministro designado”, Haidar al Abadi, dijo el secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Philipp Hammond.

El ministro luxemburgués de Asuntos Exteriores, Jean Asselborn, afirmó a su llegada al Consejo de ministros extraordinario de la UE que a los “criminales” del EI no se le puede frenar apelando al uso de la razón y que el Gran Ducado “está a favor de que suministremos armas al Gobierno iraquí para parar esta brutalidad”.

La ministra italiana de Exteriores, Federica Mogherini, destacó la importancia de que este tipo de apoyo a los kurdos se haga respaldado por un enfoque europeo y una única europea.

“Creo que los kurdos necesitan apoyo, pero debemos lograr el enfoque adecuado para hacerlo y acordarlo con el Gobierno de Bagdad”, afirmó.

Su homólogo sueco, Carl Bildt, subrayó que su país “no es necesariamente una potencia militar, pero sí en el plano de la asistencia humanitaria”, por lo que “nos concentraremos en eso”.

“Otros países están haciendo otras cosas, pero nuestra atención estará en el lado humanitario y político”, en lo que “mejor sabemos hacer”, explicó, al tiempo que subrayó la importancia de que cualquier medida se coordine con Bagdad.

También el ministro austríaco, Sebastian Kurz, explicó que su país no enviará armas al no ser una gran potencia militar ni exportadora de armamento y por eso el país “se centrará en la ayuda humanitaria” para el norte del país árabe.

El ministro alemán, Frank-Walter Steinmeier, quien viajará este fin de semana a Irak para informarse de las necesidades humanitarias, no quiso revelar si Berlín enviará armas a los kurdos, y únicamente dijo que “tenemos que ir hasta los límites legales y políticos de lo que se puede hacer”.

El titular francés, Laurent Fabius, recordó que Francia ha sido el primer país en reaccionar sobre el plano humanitario y en el envío de armas y que su deseo es que “Europa entera se movilice y apoye a los iraquíes y kurdos que sufren”.

Su colega lituano, Linas Linkevicius, indicó que “debería haber fondos adicionales para asistencia humanitaria, pero considero que también que se debería proporcionar asistencia militar” y la UE debería “encontrar su papel y hacer más” para ayudar a Irak.

Todos los ministros dejaron, sin embargo, claro que el país debe encontrar también una solución política a sus problemas.

“Debemos hacer presión política para que haya un acuerdo de unidad cuando se forme el nuevo Gobierno”, con el nuevo primer ministro designado al frente, dijo Mogherini, mientras que el luxemburgués sostuvo que era “un error apostar solo por los chiíes y apartar a los suníes”, bajo el Ejecutivo de Nuri al Maliki, e instó a los demás países árabes a “hacer más”.

También la jefa de la diplomacia europea, Catherine Ashton, expresó su esperanza de que ahora que Al Maliki se ha apartado del Gobierno “veamos una mayor estabilidad política en Irak” y Hammond pidió enviar una “señal muy clara de que Irak necesita ahora tener un Gobierno inclusivo que represente a todo el pueblo para que podamos hacer retroceder esta amenaza terrible” del EI.

El ministro holandés, Frans Timmermans, afirmó que hay que aliviar el sufrimiento de los desplazados por la violencia de los yihadistas y asegurarse “de que EI no esté en posición de invadir a los kurdos o hacerse fuerte en Irak”.

La UE también debe contribuir a una solución a largo plazo lo que implica que Irak “debe acomodar las aspiraciones de toda su población, incluidos los suníes, los kurdos y los chiíes”.

El ministro lituano, Linas Linkevicius, consideró que hay que apoyar al nuevo primer ministro, quien tiene ahora una “oportunidad para formar un Gobierno incluyente para salir de la crisis”, pero que la UE debe “hacer todo lo posible para respaldar la soberanía y la integridad territorial” que ahora está en riesgo en el país. EFE