Ecuador, domingo 21 de enero de 2018

Ave César, Heil Hitler, Buen Vivir…

Alberto Molina
Quito, Ecuador

La forma de saludar varía según las costumbres, la cultura o el país; los judíos saludan con la palabra hebrea shalom que significa paz, bienestar, es igual a hola, buenos días, adiós, etc.

Alberto Molina

Alberto Molina
Quito, Ecuador


Publicidad

La forma de saludar varía según las costumbres, la cultura o el país; los judíos saludan con la palabra hebrea shalom que significa paz, bienestar, es igual a hola, buenos días, adiós, etc.

Los romanos utilizaban la palabra latina Ave que significa “estar bien” o “salve” para saludar a los césares y a otras autoridades importantes (Ave César). Suetonio, que fue un historiador y biógrafo romano durante los reinados de los emperadores Trajano y Adriano, nos indica que los gladiadores antes del combate se dirigían al César con las palabras Ave Caesar morituri te salutant (“¡Salve, César! ¡Los que van a morir te saludan!”).

Tiempo después, en el siglo IV, el papa Gregorio I lo introdujo en el Ave María de la iglesia católica, para exaltar la imagen de la madre de Jesús; Ave María, tiene ahora un uso tan frecuente con la melodía de Schubert.

En la AlemanIa de Hitler, se emplearon para saludar las palabras “Heil” y “Sieg”, que significan “viva o salve” y “victoria”. De manera que para realizar el saludo fascista, el brazo derecho debía colocarse en un ángulo de alrededor de 40º sobre la horizontal, acompañado con la frase ¡Heil Hitler! (salve o viva Hitler), pronunciada con voz firme y clara. Si el saludo se realizaba entre militares, frente a un oficial superior, el brazo iba en alto y los tacos de los zapatos debían ser golpeados entre sí, simultáneamente.

“Sieg Heil”, es una frase en alemán que significa “salve o viva la victoria”, normalmente los fascistas alemanes la utilizaron en los actos de masas, el orador gritaba “sieg” y el público respondía “heil” repetidas veces, aumentando cada vez el volumen del grito.

De manera que el saludo que originalmente se utilizó en el imperio romano, fue adoptado por el Partido Nacionalsocialista de Alemania de Adolfo Hitler, también por el Partido Nacional Fascista de Italia de Benito Mussolini y en España, por la Falange Española de Francisco Franco, que acompañaba al grito de “viva España”. Ahora, esporádicamente es utilizado por seguidores de movimientos neonazis. El saludo fascista, utilizado en la Alemania Nazi, tal y como es conocido, está prohibido en Alemania y Austria desde el final de la Segunda Guerra Mundial, por lo tanto utilizar la expresión: “Sieg Heil”, es un delito.

En el Ecuador, un oficioso militante de la revolución ciudadana, del socialismo del siglo XXI, “sugirió” cambiar el saludo de “buenos días” u “hola”, que los ecuatorianos utilizamos al saludarnos, y chao para despedirnos, por el de “buen vivir”; habría que averiguarle al funcionario de marras que si dicha frase será acompañada de un apretón de manos, un beso en la mejilla o el brazo derecho en alto como en tiempos de la Alemania nazi de Hitler.