Fusarium FOCR4, un enemigo común

Juan José Pons

Guayaquil, Ecuador

Las autoridades colombianas han aceptado y confirmado el jueves 8 de agosto de este año que el mal de Panamá versión FocR4 ha llegado a la Guajira. Este anuncio confirmó las alarmas activadas desde hace, aproximadamente,  dos meses en Ecuador y otros países bananeros de la región.

Para analizar esta amenaza y dimensionar sus implicaciones en el Ecuador es necesario precisar que el impacto de esta plaga no afecta solamente al sector bananero, platanero y de otras musáceas sino que amenaza a la totalidad de la economía y sociedad ecuatoriana. Es muy necesario identificar, así, las consecuencias para motivar lo que debe ser una  acción mancomunada de la sociedad civil y del Estado en diseñar y promover las medidas de exclusión y contención del Mal de Panama R4.

El banano, principal producto no petrolero de exportación sumado al plátano, no solo genera  US$3.2 mm  y 400 000 plazas de trabajo directo e indirecto, sino que es el buque insignia de las exportaciones ecuatorianas ya que mueve más de 4 000 contenedores de carga, 350 millones de cartones, miles de toneladas de plástico e innumerables servicios de transporte, financieros, portuarios, etc. Por tanto, sin ese volumen generado por el banano, los costos de exportación de todos los productos ecuatorianos subirían a escalas no competitivas ya que no se lograrían los costos que la economía de escala del banano permite.

Solo como un ejemplo simple: ¿qué carga se movería por la enorme inversión portuaria que se ha hecho en el país? Un impacto similar tendría en las importaciones y en los productos de consumo doméstico, por no mencionar el impacto que tendría en la dieta e industria nacional la disminución drástica de la oferta  de plátano.

Es por esto que se requiere políticas de estado que fortalezcan las iniciativas privadas para lograr concientizar, capacitar y ejecutar con DISCIPLINA las medidas que son necesarias para detener el impacto de esta hongo. Esta no es una decisión de un sector o región o comunidad, esta debe ser un esfuerzo de todos, debe ser una causa nacional en la que todos trabajemos unidos ya que son los intereses de todos los que están en juego.

En las Filipinas y Australia han logrado vivir con el hongo y contenerlo. El caso filipino, país mas parecido a nuestra realidad, inclusive ha logrado aumentar sus exportaciones demostrando de esta manera que la amenaza es manejable si se adopta un cambio radical de actitud y nos unimos en la concientización, aprendizaje y aplicación de los protocolos disciplinadamente para prevenir y controlar la plaga ya que estamos defendiendo nuestro patrimonio y empleo .

La responsabilidad principal y directa recae en todos y cada uno de los 7 000 productores de banano y los 15 000 productores de plátano, orito, morado, abacá y otras musáceas. NADIE LE VAS A DEFENDER SU FINCA y SU PATRIMONIO MEJOR QUE CADA UNO DE USTEDES. Se lo deben a ustedes mismos y a sus familias, tienen que hacer conciencia que solo con la aplicación disciplinada de los protocolos de bio seguridad que ya está ejecutando AGROCALIDAD pueden prevenir la entrada del hongo a su finca y si ya logra entrar, poder contenerlo.

Voy a repetir los cuatro pilares que nos enseñaron en el foro organizado por AIFA Y AGRITOP por un administrador bananero con experiencia en Ecuador, Filipinas, Costa Rica y Colombia: Danilo Román.

  1. CONTENCION
  2. PREVENCION
  3. ADMINSTRACION
  4. SOSTENIBILIDAD.

Para hacerlos bien hay que tener capacitación y  concientización no solo del productor sino también de los empleados, transportistas y demás personas de la cadena de producción y comercialización.

El Ministerio de Agricultura y sus instituciones han venido trabajando con eficacia y diligencia, pero este no es un problema solo de ese ministerio, es un problema de todo el gobierno, de los legisladores y de los gobiernos seccionales, particularmente, de aquellas provincias y cantones donde se producen musáceas y no me refiero solo a fincas sino también a aquellas que se siembran en los patios de las casas y que se convierten en hospederos del hongo. Por eso se requiere de una política de Estado que tenga prioridad en la educación desde las escuelas.

Debemos tenerlo claro. El Ecuador fue uno antes de la escoba de bruja en el Cacao durante las décadas de los 20 y otro después. Fue uno, antes del mal de Panamá en 1950 que destruyó el Grosmichel y otro con la sucesión del Cavendish. Fue uno antes de la mancha blanca en el camarón y otro cuando se pudo controlarla.

Pues ahora es uno antes de FocR4 y será otro después del anuncio del FocR4 en Colombia.

Nos toca lidiar con esa amenaza explotando las oportunidades que se nos presentan y solo lo haremos como dice la literatura española:

                                          FUENTE OVEJUNA, TODOS A UNA.

Paypal