Ecuador, miércoles 20 de junio de 2018

Colombia y Ecuador crean “frente común” para combatir delitos trasnacionales

Carlos Baca y Néstor Humberto. Foto tomada de la Fiscalía Colombia.

Bogotá, 23 feb (EFE).- Los fiscales de Colombia, Néstor Humberto Martínez, y de Ecuador, Carlos Baca Mancheno, acordaron hoy constituir un “frente común” para combatir el crimen trasnacional que afecta a los dos países, al tiempo que renovaron sus compromisos de cooperación jurídica internacional.


Publicidad

Así quedó establecido al término de un encuentro de dos días entre Martínez y Baca, que finalizó este viernes en Bogotá y en el que además profundizaron las estrategias conjuntas de lucha contra la delincuencia transnacional organizada.

Según un comunicado de la Fiscalía colombiana, los dos acordaron “constituir un frente común para combatir las diversas modalidades del crimen organizado en la frontera que afectan a los dos países“.

En ese sentido, centrarán sus esfuerzos para combatir el terrorismo, la trata de personas, el tráfico ilegal de migrantes, el narcotráfico, la minería ilegal, y delitos contra el medio ambiente y los recursos naturales.

También impulsarán la conformación de equipos conjuntos de investigación, compartirán estrategias para investigar y procesar de manera efectiva a las organizaciones criminales transnacionales y sus líderes.

Igualmente se comprometieron a aumentar el intercambio de información para combatir a las organizaciones criminales, especialmente con acciones encaminadas a aplicar la extinción de dominio para bienes adquiridos con dineros ilegales.

En la reunión de fiscales, el de Colombia le entregó ayer al de Ecuador archivos electrónicos en donde se sustenta la existencia de bienes de la desmovilizada guerrilla de las FARC en ese país.

Según Martínez, en total se entregaron 13 millones de archivos electrónicos en donde se relacionan los bienes de la hoy desmovilizada guerrilla.

El Gobierno colombiano y las FARC firmaron en noviembre de 2016 un acuerdo de paz por el que la entonces guerrilla dejó las armas y comenzó su tránsito para reincorporase a la vida en sociedad. EFE

(I)