Ecuador, martes 24 de abril de 2018

Moreno destina US$950 millones a la Policía

Quito (Pichincha), 02 d Marzo 2018.- El Presidente de la República, Lenín Moreno, presidió la Ceremonia conmemorativa por los 80 años de Profesionalización de la Policía Nacional. Foto: Eduardo Flores / Presidencia de la República

Quito (EFE).- La Policía Nacional de Ecuador ha recibido 950 millones de dólares desde que el presidente Lenín Moreno asumió la Presidencia en mayo del año pasado, un presupuesto que será empleado para potenciar distintas unidades policiales por todo el país y reestructurar ese organismo de seguridad.


Publicidad

“Desde el inicio de esta gestión hemos destinado para el Ministerio del Interior 950 millones de dólares”, afirmó hoy el mandatario en una ceremonia conmemorativa por los 80 años de profesionalización de la Policía Nacional, que tuvo lugar en una academia policial en el norte de Quito.

La intención del presidente es que ese dinero se destine a reconstruir las unidades policiales de Manabí y Esmeraldas -en el este del país y destruidas por un fuerte terremoto en 2016-, la creación de cien unidades de Policía Comunitaria, seis unidades de vigilancia y, también, para recuperar los hospitales y policlínicos de la institución.

En su discurso el presidente reiteró el apoyo a la institución policial y celebró el ingreso de 240 jóvenes de la Amazonía, oeste del país, a las filas policiales, gracias al cupo de “acceso directo” que busca brindar personal nativo desde esa región periférica de Ecuador.

Acompañado por los ministros de Defensa y del Interior, Patricio Zambrano y César Navas, Moreno también adelantó que la Policía experimentará una reestructuración fundamentada en tres ejes: investigación, prevención e inteligencia delictiva; dentro de una reforma sectorial que quedará en manos de tres generales.

En el acto destacó la inusual presencia del embajador estadounidense, Todd Chapman, quien declaró al diario El Telégrafo que su participación es reflejo de la amistad entre ambos países y el deseo de EE.UU. de ser un “buen socio” en asuntos de seguridad.EFE (I)

er-elb/arm