Gobierno denuncia supuesto caso de corrupción en empresa china en Ecuador

Rueda de prensa del ministro de trabajo Raúl Ledesma y el subsecretario General de acción política Iván Granada y María Alejandra Muñoz directora del servicio nacional de aduana denuncia sobre supuesto acto de corrupción. Foto API... José Alvarado

El Gobierno de Ecuador denunció hoy un supuesto caso de corrupción en torno a la empresa china «Acería Xinlong S.A.», en la que se presumen indicios de testaferrismo vinculado a funcionarios del régimen anterior, liderado por Rafael Correa.

En el caso estarían vinculados el exvicepresidente de la República Jorge Glas, su tío Ricardo Rivera (ambos presos por corrupción) y el empresario Tomislav Topic.

La Secretaría General de Comunicación de la Presidencia indicó en un comunicado que el Gobierno, a través del Servicio Nacional de Aduanas (Senae), realizó una investigación a la mencionada empresa china.

«Y, luego de la respectiva denuncia ante la Fiscalía General del Estado (FGE), se procedió a un operativo conjunto para el allanamiento a las instalaciones de esta fábrica ubicada en el cantón Milagro«, en la provincia del Guayas (suroeste), señaló.

En el escrito indicó que «se encontraron indicios de testaferrismo vinculado a funcionarios del régimen anterior, presunto lavado de activos, defraudación tributaria y aduanera, así como violación a derechos humanos y precarización laboral, por lo que se procedió a la clausura».

En rueda de prensa, el ministro de Trabajo, Raúl Ledesma; la directora del Senae, María Alejandra Muñoz; y el subsecretario de Acción Política de la Presidencia, Iván Granda, explicaron las irregularidades halladas ante denuncias planteadas al Senae y la Presidencia de la República sobre la mencionada compañía.

La Fiscalía deberá determinar si las personas involucradas en el accionar de la compañía china están relacionadas a exfuncionarios y contratistas del régimen anterior, apuntó.

El operativo evidenció que la empresa «ha incumplido todas las normas del ordenamiento jurídico ecuatoriano» y se anunció la investigación de un presunto delito hidrocarburífero, por el uso de gas doméstico en esta actividad industrial, según el escrito.

En el allanamiento se determinó la existencia de maquinaria de origen extranjero de alto costo sin soportes de adquisición, extensas bodegas llenas de repuestos importados, tres contenedores llenos de mercancías importadas, y la ausencia de información que soporte compras externas o internas, enumeró.

Asimismo, «más de 116 mil (dólares) en efectivo escondidos en caletas» y «pruebas de evasión fiscal por parte de sus accionistas», que tienen ingresos por más de 8 millones de dólares, pero declaraciones por solo 3 millones de dólares, de acuerdo al comunicado.

También se determinó que existían trabajadores sin contrato, sin afiliación al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social y sin condiciones de seguridad.

Como acciones inmediatas, se retuvo provisionalmente maquinaria por defraudación aduanera, debido a la importación de máquinas e insumos valorados en 30 millones de dólares sin documentos de sustento, y que están declarados por 413.000 dólares.

El ministro Ledesma explicó que la fábrica fue clausurada por precarización laboral, «pues reportó en su rol solo 24 trabajadores, cuando se encontraron más de 50 obreros en operaciones«.

Jorge Safadi, abogado de la empresa china, aseguró a la televisión Ecuavisa, que se van «a justificar en debida y legal forma todos los activos de la empresa». EFE