Miami y el Caribe enfrentan amenaza de tormentas tropicales

REFERENCIA En esta imagen satelital del lunes 18 de septiembre de 2017 proporcionada por la NASA se muestra el ojo del huracán María a medida que se aproxima a la isla de Dominica. (NASA vía AP)

Dos zonas de bajas presiones amenazan con convertirse en depresiones tropicales en los próximos días en el Caribe y la costa suroeste de Estados Unidos, informa este sábado el Centro Nacional de Huracanes (NHC).

Después de que la depresión tropical Chantal se disipara en medio del Atlántico, la preocupación recae ahora en dos áreas de bajas presiones.

La primera, la que afronta el Caribe, tiene un 80 % de posibilidades de convertirse en ciclón en los próximos días, mientras que esa probabilidad es del 90 % para la que está sobre el sur de Florida.

Los expertos del NHC, con sede en Miami, indican que las lluvias y tormentas eléctricas asociadas con el área de baja presión ubicada a unas 950 millas al este de las Islas de Barlovento muestran algunos signos de organización.

Por ello, estiman que es probable que se forme una depresión tropical durante el siguiente día o dos mientras se desplaza hacia el oeste a oeste-noroeste de 10 a 15 millas por hora (de algo más de 16 a 24 kilómetros/hora).

Sin embargo, serán menos propicias las condiciones cuando alcance las Antillas menores y el este del mar Caribe a mediados de la próxima semana.

En el caso del «amplio» fenómeno situado sobre Florida, los meteorólogos señalan que deja un gran área de lluvias y tormentas todavía «desorganizadas».

Sin embargo, anticipan que se fortalecerá cuando salga al Atlántico este domingo y se convierta en depresión tropical a principios de la próxima semana, mientras se mueve a lo largo de la costa sureste de Estados Unidos.

Mientras tanto, dejará lluvias localmente fuertes en Bahamas y el sur y centro de Florida durante el fin de semana.

El NHC enviará un avión «caza-huracanes» en las próximas horas para analizar mejor esta zona de bajas presiones, sobre la que pide que se siga con atención en las citadas áreas.

En lo que va de temporada de huracanes, que comenzó en junio pasado, se han registrado tres tormentas tropicales, Chantal, Andrea y Barry, que se convirtió en huracán en julio pasado poco antes de tocar tierra en Luisiana (EE.UU.), donde dejó cuantiosas pérdidas materiales, pero ninguna víctima mortal directa.

A inicios de este mes de agosto, la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de Estados Unidos (NOAA) predijo un aumento del 30 % al 45 % de probabilidades de una actividad «por encima de lo normal» en la actual temporada de huracanes, que concluye el 30 de noviembre próximo.

Esto supondría la formación de 10 a 17 tormentas tropicales con nombre, es decir con vientos superiores a 39 millas por hora o más (63 km/h), de las que surgirían de cinco a nueve huracanes, con vientos de 74 millas por hora o más (120 km/h). EFE (I)

abm/acm

Paypal