Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Japón cae en recesión tras subida de impuestos

Gente caminando en un paso de peatones en Tokio, el 17 de noviembre de 2014. (AP foto/Shizuo Kambayashi)

TOKIO (AP) — La economía de Japón cayó inesperadamente en recesión ante un declive en la inversión en bienes raíces y negocios tras una subida de impuestos, ensombreciendo más las previsiones para la economía global.


Publicidad

La tercera economía más grande del mundo se contrajo un 1,6% en el trimestre entre julio y septiembre, indicó el gobierno el lunes, contradiciendo las estimaciones de que crecería tras una gran caída en el trimestre anterior. En general se considera que una economía está en recesión cuando no crece durante dos trimestres seguidos.

No se trata sólo de malas noticias para Japón, ya que aumenta la incertidumbre en China, donde el crecimiento está perdiendo fuerza, y para los 18 países de la eurozona, que crecieron apenas un 0,2% en el mismo trimestre. El revés podría golpear el crecimiento en Asia si las empresas japonesas evitan la inversión en el extranjero y los fabricantes y consumidores compran menos productos importados como piezas mecánicas, materia prima y comida.

Las cifras de producto interno bruto mostraron una debilidad generalizada en la demanda de consumidores, industria manufacturera y constructoras. Muchos individuos y empresas gastaron dinero antes de la subida de impuestos sobre la venta en abril, del 5 al 8 por ciento, y el gasto ha languidecido desde entonces.

“El impacto del impuesto sobre las ventas fue mucho más severo de lo previsto”, dijo Junko Nishioka, economista en RBS Japan Securities.

La inversión en vivienda cayó un 24% respecto al mismo trimestre del año anterior, mientras que la inversión de capital corporativo se redujo un 0,9%. El gasto del consumidor, que supone en torno a dos tercios de la economía, sólo repuntó un 0,4%.

Dada la contracción, se espera que el primer ministro, Shinzo Abe, retrase otra subida de impuestos prevista para el próximo octubre, frenando los intentos por controlar la deuda del gobierno japonés, la más grande de las naciones industrializadas.

Japón salió de su última recesión cuando Abe asumió el cargo en diciembre de 2012, prometiendo restaurar el vigor económico del país tras dos décadas de estancamiento.

Pero el país está luchando por recuperar el impulso ante el declive y el envejecimiento de su población. Aparte de las automotrices, muchas de sus fabricantes han perdido su condición de vanguardia en la innovación, y trasladan su producción a lugares más baratos en el extranjero.

Los ingresos de los hogares, por su parte, tuvieron su cénit hace más de una década, y cada vez más trabajadores tienen problemas para llegar a final de mes con trabajos a tiempo parcial como autónomos. Las subidas de sueldo, limitadas principalmente a un pequeño porcentaje de empleados en grandes empresas, han caído por debajo de la inflación.

Por ELAINE KURTENBACH, Associated Press