Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Escándalo por supuesta evasión fiscal en el HSBC

ARCHIVO - En esta foto de archivo del 27 de febrero de 2012, un transeúnte pasa frente a una sucursal de HSBC en Londres. (AP Foto/Kirsty Wigglesworth, File)

LONDRES (AP) — La filial bancaria de HSBC en Suiza ayudó a evadir impuestos a traficantes de armas o de drogas, así como a celebridades y gente rica en todo el mundo, de acuerdo con un informe basado en documentos filtrados que levanta el velo sobre el secreto bancario de este país europeo.


Publicidad

El informe del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ por sus siglas en inglés) y varias empresas noticiosas se publicó en momentos que los gobiernos tratan de frenar la evasión fiscal, fortalecer unas arcas nacionales vaciadas por la crisis financiera y responder a las críticas de que los ricos no pagan la parte que les corresponde.

Los documentos filtrados, que abarcan un período hasta 2007, se refieren a cuentas por 100.000 millones de dólares que pertenecen a más de 100.000 personas y entidades jurídicas de unos 200 países.

Algunos detalles de las operaciones salieron a la luz cuando Estados Unidos multó a HSBC en 2012 por permitir que criminales usaran sus servicios para lavar dinero. El informe del lunes revela un cúmulo mayor de datos e información.

Los académicos calculan que hay unos 7,6 billones de dólares en paraísos fiscales, lo cual priva a los gobiernos de 200.000 millones de dólares anuales en ingresos fiscales, de acuerdo con el informe de ICIJ.

El gobierno francés recibió los archivos de un denunciante anónimo en 2010 y los compartió con autoridades impositivas de Estados Unidos, Gran Bretaña y Alemania, entre otros países.

En Gran Bretaña, donde HSBC tiene su sede, el informe provocó críticas de que las autoridades de la Hacienda no tomaron medidas suficientes para castigar a los evasores. La agencia recuperó 135 millones de libras (236 millones de dólares) de algunos de los 3.600 británicos identificados como clientes de la sucursal de HSBC en Ginebra, pero solo se ha juzgado a uno.

Francia, en cambio, inició 103 demandas. El primer ministro Manuel Valls dijo el lunes a radio Europe 1 que el gobierno está “muy resuelto” a combatir la evasión impositiva y que seguirá tomando medidas, tanto en el país como en Europa.

En Gran Bretaña, los legisladores reaccionaron con indignación.

“Al ver la magnitud del fenómeno, uno se pregunta qué se necesita para llevar a un evasor fiscal ante los tribunales”, dijo la presidenta de la Comisión de Cuentas Públicas del Parlamento, Margaret Hodge, a la BBC.

Hodge dijo que el ex presidente de HSBC, Stephen Green, nombrado ministro de Comercio después que renunció al banco en 2010, debe responder a preguntas graves acerca de si estaba “durmiendo al volante o si estaba enterado y por lo tanto era partícipe de prácticas impositivas evasivas”.

HSBC destacó que los informes eran de ocho años atrás y que desde entonces ha puesto en práctica medidas para prevenir el uso de sus servicios bancarios para evadir impuestos o lavar dinero.

Franco Morra, director general de la subsidiaria suiza de HSBC, dijo que la nueva gerencia había reformado la empresa y cerrado cuentas de clientes que “no satisfacían nuestros estándares elevados”.

“Estas revelaciones sobre prácticas empresarias históricas recuerdan que el antiguo modelo empresario de la banca privada suiza ya no es aceptable”, dijo en un comunicado.

Los archivos de HSBC fueron analizados por el diario parisino Le Monde, el británico The Guardian, la BBC y el consorcio con sede en Washington.