Ecuador. Lunes 29 de Mayo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Maduro sube la gasolina en 6.000%, devalúa en 63% y aumenta salario en 20%

NIcolás Maduro, el 17 de febrero de 2016, en foto de la Presidencia de Venezuela.

CARACAS, Venezuela (AP) — El presidente venezolano Nicolás Maduro anunció el miércoles un incremento de entre 1.328 y 6.566% los precios de la gasolina, una de las más baratas del mundo y que se mantuvo congelado por más de 17 años. También informó de una devaluación del 63% de la moneda nacional, como parte de una serie de medidas para hacer frente a la severa crisis económica que vive el país y que se prevé empeore por la caída de los precios del petróleo.

“El sistema de liquidación de dólares a 6,30 bolívares pasa a 10 bolívares, para los sectores salud, medicinas, alimentación, misiones y grandes misiones y áreas vitales de insumos básicos. Arranca a partir de este jueves 18 de febrero”, dijo el gobernante en un mensaje a la nación transmitido por radio y televisión, en el que dijo que esta medida generará insumos para “potenciar” las exportaciones.

La tasa restante, que tendrá un sistema flotante de bandas, es una modificación del llamado “Sistema Marginal de Divisas”, que hasta esta semana se cotizaba alrededor de 200 bolívares por dólar y se fijaba mediante un proceso limitado de libre oferta y demanda de los participantes. Al convertirse en un sistema complementario flotante, desaparece la tasa que se fija por un mecanismo de subastas de divisas, conocido como SICAD I, que estaba alrededor 12 bolívares por dólar.

La cotización de la divisa en el mercado negro, ampliamente utilizado para establecer muchos de los precios de los bienes, es más de un centenar y medio de veces superior a la tasa oficial de 6,30.

Maduro afirmó que el nuevo sistema de cambio estimulará una economía productiva, con capacidad para generar riquezas y abastecer al país internamente, sin dar otros detalles.

Además anunció el incrementó de la gasolina que se mantuvo congelado por casi dos décadas.

Maduro dijo en un discurso televisado desde el palacio de gobierno que el precio de la gasolina, que actualmente es de entre 7 y 9 centavos de bolívar (poco menos de un centavo de dólar) el litro de gasolina de 91 o 95 octanos sin plomo, pasará a costar 1 y 6 bolívares el litro, respectivamente.

“Al pueblo venezolano yo le pido que este nuevo sistema… sea (bien) recibido y apoyado”, indicó.

Acotó que “los recursos que vamos a recoger con este nuevo sistema de precio de la gasolina, van a ir” para el Fondo Nacional de Misiones, que financia los programas sociales del gobierno.

“Este Fondo Nacional de Misiones va a recibir todos los recursos extraordinarios que se genere”, resaltó. “Cobrar la gasolina es una necesidad”.

Devaluación

Maduro anunció también una devaluación del 63 por ciento de la moneda nacional al pasar el valor del dólar preferencial o protegido de 6,3 a 10 bolívares, al tiempo que una “simplificación” del sistema de control cambiario, que pasa de tres “a dos bandas”.

El nuevo sistema cambiario suprime uno de los tres tipos de cambio que existían hasta ahora (el intermedio SICAD, que se encontraba a 13 bolívares) e incorpora un tipo de cambio del “dólar flotante”, según el presidente, que no precisó más detalles sobre el tipo de cotización al que arrancará.

Ese tipo de cambio se basará en una “transformación” del actual SIMADI, la cotización oficial más alta, que actualmente se encuentra en cerca de 200 bolívares por dólar.

La devaluación del tipo de cambio más bajo del bolívar -reservado a la importación de alimentos, medicinas y bienes de primera necesidad- será de un 63 por ciento al pasar de 6,3 a 10 bolívares por dólar.

El nuevo sistema cambiario entrará en vigor a partir del jueves, señaló el presidente.

La última devaluación del cambio oficial preferencial del bolívar se produjo en febrero de 2013, cuando pasó de 4,3 a 6,3 bolívares por dólar.

Precio de la gasolina

El gobernante destacó que los ingresos petroleros se derrumbaron en los últimos tres años: en enero de 2013 estos se ubicaron en 3.317 millones de dólares, en enero pasado el monto se redujo a 77 millones de dólares.

Muchos venezolanos consideran un derecho pagar poco por el combustible al señalar que este país es uno de los mayores exportadores de petróleo y tienen las mayores reservas de crudo del mundo, de acuerdo con cifras de la Organización de Países Exportadores de Petróleo.

El tema de la gasolina es muy sensible en el país desde 1989, cuando se desató una revuelta popular a raíz de un incremento de los combustibles ordenado por el entonces presidente Carlos Andrés Pérez como parte de un paquete de medidas de austeridad negociado con el Fondo Monetario Internacional.

La medida fue el detonante de saqueos y violentos disturbios conocidos como el “Caracazo”.

Los cuerpos de seguridad sofocaron las protestas en choques que dejaron alrededor de 300 muertos, según estadísticas oficiales. Activistas de los derechos humanos estiman que la cifra fue mucho mayor.

El último incremento se produjo casi tres años antes de que el ahora fallecido presidente Hugo Chávez, predecesor y padre político de Maduro, asumiera la presidencia en 1999 con la promesa de una revolución para los pobres. Durante sus 14 años de mandato, Chávez evitó aumentar el precio del combustible, en buena medida debido al costo político que podría tener la medida.

En materia de gasolina para uso doméstico, en 2005 Chávez decidió eliminar los combustibles con plomo más baratos, citando razones ambientales y tecnológicas; pero fuera de ello mantuvo los precios sin cambios.

Aumento de salarios

Maduro también un aumento del 20 % del salario mínimo y del 2,5 % con base en el cálculo del bono de alimentación obligatorio para los trabajadores.

“El año pasado di cuatro aumentos salariales y de cestaticket (bono de alimentación), este año vamos a estar también con el sistema salarial pendientes”, dijo Maduro durante una transmisión conjunta de radio y televisión.

El mandatario informó que el salario básico de los venezolanos que se situaba en 9.649 bolívares (1.531,5 dólares a la tasa de cambio oficial más baja o 48,2 a la más alta) pasará a 11.578 bolívares (1.837,7 o 57,8 dólares según la tasa).

Por su parte, el bono de alimentación aumentará de 6.750 bolívares (1.071,4 o 33,7 dólares según la tasa) a 13.275 bolívares (2.107,1 o 66,3 dólares según la tasa).

El aumento “número 32 que da la revolución en 17 años”, que también aplica para los pensionados, entrará en vigencia el primero de marzo “y después seguiremos evaluando”, subrayó.

Según el gobernante, la tasa de desempleo durante el 2015 cerró en seis puntos pese a una disminución del Producto Interno Bruto (PIB) que situó en un 5 %.

“Para la protección y promoción de nuevos frentes de empleo y para cuidar el ingreso de los venezolanos y venezolanas (…) todos estos tributos que estamos generando (…) vamos a invertirlos en el plan cíclico de obras publicas”, aseguró.

Asimismo, Maduro anunció la creación de una tarjeta con microchip de las “Misiones Socialistas” que estaría vinculada con las farmacias y mercados estatales y buscaría ofrecer “subsidios directos” a las poblaciones susceptibles.

“Todo esto se va a hacer con petróleo o sin petróleo”, subrayó.

Inflación galopante

Venezuela está agobiada por una galopante inflación que el Fondo Monetario Internacional estima que podría llegar este año a 720%, además de severos problemas de desabastecimiento de alimentos, medicinas y otros productos básicos y una fuerte recesión que podría profundizarse por el descenso de los precios del crudo, que genera el 96% de los recursos que recibe el país por exportaciones.

Desde 2006, el país ya padecía escasez, pero la situación se agravó en los últimos dos años en coincidencia con la caída de los precios del petróleo, principal fuente de ingresos en divisas del gobierno. La falta de diversos productos se ha agudizado debido a que las autoridades redujeron el monto de venta de divisas oficiales, lo que impide a muchas empresas y productores agrícolas comprar en el exterior materias primas, repuestos y equipos.

Venezuela tiene una fuerte dependencia de las importaciones de bienes, entre los que se incluyen más de la mitad de los alimentos procesados y una amplia gama de productos que se consumen en el país.

La economía venezolana sufrió en el tercer trimestre de 2015 una contracción de 7,1%, muy superior a la que se enfrentó en el mismo período de 2014, que fue de 2,7%, de acuerdo con estimaciones preliminares que difundió el Banco Central. La tasa de inflación alcanzó en septiembre pasado una variación anualizada de 141,5%, cifras que Maduro consid

El gobernante destacó que los ingresos petroleros se derrumbaron en los últimos tres años: en enero de 2013 estos se ubicaron en 3.317 millones de dólares, en enero pasado el monto se redujo a 77 millones de dólares.