Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Alcalde de Buenos Aires envuelto en nueva polémica por mirar el escote de Violetta

Una semana después de que el alcalde de Buenos Aires, Mauricio Macri, tuviese que retractarse por sus dichos a favor de los piropos subidos de tono, el líder político se defendió este sábado de la nueva polémica generada por una desafortunada fotografía en la que mira el escote de la actriz adolescente Violetta.

Una semana después de que el alcalde de Buenos Aires, Mauricio Macri, tuviese que retractarse por sus dichos a favor de los piropos subidos de tono, el líder político se defendió este sábado de la nueva polémica generada por una desafortunada fotografía en la que mira el escote de la actriz adolescente Violetta.


Publicidad

“La verdad que quede embelesado”, admitió el alcalde porteño a radio Mitre.

“Tiene una magia especial”, agregó sobre Martina Stoessel, de 17 años, más conocida como Violetta por la serie televisiva homónima que protagoniza en Disney Channel.

“Vi la foto y estuve una hora riéndome, no la podía creer, es evidente que se va a conectar con el tema de la semana pasada con el tema piropos”, indicó el ministro de Cultura de Buenos Aires, Hernán Lombardi.

La instantánea del alcalde, de 55 años, con la vista clavada en el busto de Stoessel, obtenida tras el recital gratuito que esta ofreció ayer ante 250.000 personas en Buenos Aires, generó una catarata de comentarios en las redes sociales.

Macri se tomó con humor las críticas y afirmó que Violetta “es un fenómeno mundial” y, después de Messi, es la persona argentina que más convoca, sacando al Papa Francisco de este tipo de discusión”.

Además, lamentó los inconvenientes causados por el corte total al tránsito de la avenida Libertador, una de las más grandes de Buenos Aires, pero aseguró que “por los chicos valió la pena” porque si le hubieran visto la cara a esos chicos…La verdad que fue increíble”.

La semana pasada, el jefe del Gobierno porteño tuvo que disculparse, a petición de una de sus hijas, tras haber asegurado que a todas las mujeres les gusta escuchar un piropo, incluso “acompañado de una grosería”, y sostener que no cree a las que dicen sentirse ofendidas por este tipo de comentarios.

A principios de abril, Macri también fue blanco de fuertes críticas al asegurar que estaba “aliviado” de que su hija viviera en el extranjero por temor a la inseguridad que existe en Argentina. EFE