Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Brasil producirá mosquitos transgénicos para combatir el dengue

Sao Paulo, 29 jul (EFE).- Brasil inauguró hoy la primera fábrica de producción de mosquitos transgénicos en el país, una tecnología que, en caso de aprobarse su comercialización, puede ayudar a combatir el dengue y el virus del chikunguña.


Publicidad

La empresa británica Oxitec comenzará a producir en su planta en Campinas, municipio en el estado brasileño de Sao Paulo, millones de mosquitos genéticamente modificados para que tengan crías no viables, para soltarlos posteriormente con el objetivo de disminuir la población de la especie aedes aegypti.

El uso de dicho método fue autorizado en Brasil por la Comisión Técnica de Bioseguridad (CTNBio) el pasado abril, pero la comercialización de los insectos transgénicos todavía necesita el visto bueno de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa).

La tecnología fue desarrollada en Inglaterra en 2002 y se basa en la inyección de dos genes en los huevos de los aedes aegypti, mosquito transmisor del dengue y del chikunguña.

El primer gen sirve para producir una proteína que impide que los descendientes del mosquito lleguen a la fase adulta en la naturaleza y el segundo para identificarlo bajo una luz específica con el microscopio.

De acuerdo con la empresa, una vez liberados, los machos transgénicos se cruzan con las hembras salvajes y dan lugar a crías no viables que mueren antes de llegar a la fase adulta, lo que reduce la población y ayuda a reducir la incidencia de dengue.

Estudios realizados en el estado de Bahía con la liberación de estos mosquitos transgénicos mostraron una reducción de más del 90 % de la población salvaje en las zonas en las que fueron empleados los insectos, lo que justificó la aprobación de la tecnología por parte de la Comisión Técnica de Bioseguridad (CTNBio).

La fábrica de Oxitec de Brasil tiene una capacidad inicial para producir dos millones de mosquitos genéticamente modificados, aunque la empresa espera construir nuevas unidades en los próximos meses.

De acuerdo con Moscamed, organización social asociada a Oxitec en los ensayos de campo, la tecnología es crucial para el control del mosquito transmisor del dengue.

Brasil tiene una de las mayores incidencias de dengue del mundo. Somos pioneros en el uso de este punto de vista porque necesitamos urgentemente herramientas para controlar el mosquito del dengue, que está creciendo a pesar de todos los esfuerzos realizados en las últimas décadas para controlarlo por los métodos convencionales”, dijo el presidente de Moscamed, Jair Virginio. EFE