Ecuador. jueves 14 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Se intensifica negociación nuclear con Irán a horas de vencer el plazo

Planta nuclear en Irán. Foto de Archivo, La República.

Viena, 23 nov (EFE).- Las reuniones diplomáticas al máximo nivel se multiplicaron hoy en Viena, a menos de 36 horas de vencer el plazo para alcanzar un acuerdo sobre el controvertido programa nuclear de Irán, entre rumores sobre una posible extensión de las conversaciones.


Publicidad

El secretario de Estado de EEUU, John Kerry, se reunió primero con su homólogo iraní, Mohammad Yavad Zarif, y la negociadora europea, Catherine Ashton, a lo que siguió un encuentro con el ministro alemán, Frank-Walter Steinmeier.

Para la tarde, el responsable estadounidense tiene previsto reuniones con las delegaciones del llamado grupo 5+1, compuesto, además de por EEUU, por Rusia, China, Francia, Reino Unido y Alemania.

Además, fuentes estadounidenses anunciaron un encuentro de Kerry con el ministro de Exteriores saudí, Saud al Faisal, quien también se ha trasladado a la capital austríaca para estar personalmente al tanto de la evolución de las negociaciones.

Arabia Saudí, el mayor aliado árabe de Estados Unidos en Oriente Medio, es el principal rival político de Irán en la región y siempre ha sido muy crítico con sus actividades nucleares.

Para esta noche se espera la llegada a Viena de los ministros de Exteriores de Francia, el Reino Unido y Rusia, mientras que el titular chino de Exteriores tiene previsto llegar mañana, lunes.

Entre esa secuencia maratoniana de reuniones bilaterales, trilaterales y multilaterales, florecen en Viena diferentes versiones, rumores y teorías sobre el desenlace de estas negociaciones, cuyo plazo vence mañana, lunes.

Existen tres posibles escenarios: la firma de un acuerdo a largo plazo, un acuerdo marco que permita seguir negociando o, por último, un fracaso de las conversaciones.

Ninguna de estas tres posibilidades está descartada, aunque una posible prolongación de las negociaciones ha ido hoy cobrando cierta fuerza.

“Si no llegamos a un acuerdo político y general antes de la noche del domingo, se pondrá encima de la mesa prolongar las conversaciones”, aseguró un diplomático iraní a primera hora.

Según este negociador, citado por la agencia de noticias iraní ISNA, teniendo en cuenta el límite de tiempo y el gran volumen de los detalles y anexos del posible acuerdo, sería “imposible” llegar a un pacto definitivo antes de mañana.

No obstante, otra fuente iraní descartó después del mediodía ante la prensa en Viena la posibilidad de una extensión e insistió en que “todos están centrados en encontrar un acuerdo antes de que venza el plazo”.

El objetivo, concluyó esta fuente iraní, es alcanzar “el mejor y más exhaustivo acuerdo posible en el poco tiempo que queda”.

La calidad de un posible acuerdo preocupa a los críticos de estas negociaciones, tanto en círculos conservadores y opositores en Estados Unidos como, sobre todo, en Israel, enemigo histórico de la República Islámica.

El primer ministro israelí, Benjaím Netanyahu, manifestó hoy que sigue con “preocupación” y “ansiedad” la evolución de las negociaciones en Viena sobre el futuro del programa nuclear de Irán.

En un comunicado emitido en Jerusalén, el primer ministro israelí exhortó a las potencias del 5+1 a no firmar un “mal acuerdo”.

“No hay razón alguna por la cual Irán deba continuar desarrollando misiles intercontinentales que podrían llevar ojivas nucleares y, con ello, amenazar al mundo entero”, dijo Netanyahu.

“Un no acuerdo sería preferible a un mal acuerdo que pondría en peligro a Israel, a Oriente Medio y a toda la humanidad”, concluyó.

Occidente teme que Irán pueda hacerse, bajo el paraguas de un supuesto programa civil, con los conocimientos y materiales para fabricar un arma atómica, algo que Teherán rechaza.

Israel nunca ha descartado un posible ataque militar contra Irán para “neutralizar” el programa nuclear de ese país, que suele amenazar con frecuencia a Tel Aviv con la destrucción. EFE