Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

John Boehner pide al Congreso revisar al detalle el acuerdo con Irán

Washington, 2 abr (EFE).- El presidente de la Cámara de Representantes de EE.UU., el republicano John Boehner, exigió hoy que el Congreso estadounidense “revise completamente los detalles de cualquier acuerdo” con Irán antes de levantar sanciones a Teherán, a la luz del paso dado en Suiza para lograr un pacto nuclear.


Publicidad

“Mis preocupaciones desde hace tiempo sobre los parámetros de este posible acuerdo continúan, pero mi preocupación inmediata es que la Administración ha apuntado que aliviará las sanciones a corto plazo”, dijo Boehner en un comunicado, tras anunciarse que las potencias del G5+1 e Irán habían llegado a un punto común.

“El Congreso debe revisar completamente los detalles de cualquier acuerdo antes de que se levanten las sanciones”, aseveró el conservador, quien estuvo esta semana de viaje oficial por Oriente Medio.

El acuerdo alcanzado hoy entre Irán y el G5+1 (China, EE.UU., Francia, Reino Unido y Rusia, más Alemania) prevé que el programa de enriquecimiento de uranio de Teherán sea limitado y supervisado por un periodo de hasta 25 años, mientras que el 95 por ciento del uranio ya producido deberá ser diluido o enviado al exterior.

Boehner consideró que “los parámetros para un acuerdo final” que contiene el pacto preliminar “representan un abandono alarmante de los objetivos iniciales de la Casa Blanca”.

“Después de visitar a nuestros socios en el terreno en Oriente Medio esta semana, mis preocupaciones acerca de los esfuerzos de Irán para fomentar el desorden, la violencia brutal y el terror sólo han crecido”, señaló.

Agregó además que “sería ingenuo sugerir que el régimen iraní no seguirá utilizando su programa nuclear y cualquier ayuda económica para desestabilizar aún más la región”.

En este sentido, Boehner aludió al apoyo bipartidista que existe en el Legislativo estadounidense para presionar al Gobierno del presidente Barack Obama sobre el programa nuclear iraní, en una firme postura de los congresistas a favor de Israel.

“Este intento de hacer del fracaso diplomático un éxito es solo el último ejemplo del enfoque absurdo de esta Administración sobre Irán”, indicó en otra nota el senador republicano Marco Rubio, uno de los posibles candidatos conservadores a la presidencia de Estados Unidos en 2016.

Rubio arguyó que, bajo el mandato de Obama, “Irán ha ampliado su influencia en Oriente Medio y sembrando la inestabilidad en toda la región”.

“El apoyo de Irán al terrorismo ha continuado sin cesar y sin una respuesta seria de Estados Unidos. La represión del régimen del pueblo iraní y sus detenciones de ciudadanos estadounidenses continúan. Y ahora Teherán está ganando aceptación internacional sobre sus ambiciones nucleares y recibirá un alivio significativo de sus sanciones sin hacer concesiones serias”, añadió el senador.

En su intervención de hoy tras conocerse el acuerdo en Lausana (Suiza), Obama recordó que el Congreso juega un papel fundamental en el proceso, y agradeció su papel en la aprobación de sanciones contra Teherán que, según apuntó, “no acabaron con su programa nuclear” pero “les obligó a sentarse en la mesa de diálogo”.

“En los próximos días y semanas, mi Gobierno se comprometerá con el Congreso una vez más sobre cómo puede desempeñar un papel de supervisión constructiva. Voy a empezar ese esfuerzo hablando con los líderes de la Cámara y el Senado hoy mismo”, aseguró el presidente.

“Si el Congreso mata este acuerdo y no se basa en un análisis de expertos, sin ofrecer ninguna alternativa razonable, entonces Estados Unidos será culpado por el fracaso de su diplomacia. La unidad internacional se derrumbará y el camino hacia el conflicto se hará más grande”, añadió el mandatario.

El Legislativo estadounidense ha sido uno de los mayores escollos para el Gobierno de Obama, ya que una gran parte de los congresistas se mostraban reticentes a levantar las sanciones contra el país islámico y, de hecho, buscan aprobar nuevas medidas que podrían poner en peligro el acuerdo final que se espera para junio. EFE [I]