Ecuador. miércoles 20 de septiembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Mercosur, con Macri y sin Maduro, se abre a la Alianza del Pacífico

De izquierda a derecha, la presidenta de Chile, Michelle Bachelet; el presidente de Argentina, Mauricio Macri; el presidente de Paraguay, Horacio Cartes; la presdienta de Brasil, Dilma Rousseff; el presidente de Bolivia, Evo Morales, y la canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, vistos durante la toma de la fotografía oficial hoy, lunes 21 de diciembre de 2015 en Asunción (Paraguay). EFE/Andrés Cristaldo Benítez

Asunción, 21 dic (EFE).- Los jefes de Estado de los países miembros del Mercosur acordaron hoy convocar “en el breve plazo” una reunión de alto nivel con la Alianza del Pacifico a fin de abordar temas de interés común, según la declaración firmada durante la cumbre del bloque arancelario celebrada en Paraguay.


Publicidad

Los gobiernos de Argentina, Brasil, Uruguay, Venezuela y Paraguay reafirmaron su compromiso “con la profundización del proceso de integración regional para contribuir al desarrollo económico con inclusión social”, en una cumbre marcada por los pedidos de los gobernantes de ampliar las relaciones con otros grupos y países.

Según la declaración conjunta de presidentes, los países del Mercosur se ratificaron en “la necesidad de continuar con el proceso de integración económica, para el desarrollo de nuestros pueblos, a través de la integración productiva, el desarrollo de infraestructura y de políticas públicas inclusivas”.

El comunicado del Mercosur no menciona los intentos del grupo por llegar a una negociación con la Unión Europea (UE) para establecer un tratado de libre comercio, cuestión que arrastran ambos bloques desde hace más una década, pero que había tomado fuerza con reuniones técnicas durante este año.

El presidente paraguayo, Horacio Cartes, quien hasta hoy ostentaba la presidencial temporal del grupo que ahora fue traspasada a Uruguay, declaró que el Mercosur ya ha completado su oferta e informado a la UE y que aguarda una respuesta concreta de los países europeos para comenzar las negociaciones.

En este sentido, el ministro de Industria y Comercio de Paraguay, Gustavo Leite, dijo a los periodistas que aunque ese tema no estuvo en la declaración, sigue siendo primordial para el Mercosur.

En la declaración, los mandatarios se congratularon por los 10 años de la adopción del Protocolo de Asunción sobre el Compromiso con la Promoción y Protección de los Derechos Humanos en el Mercosur, el cual consagra “la plena vigencia de las instituciones democráticas, el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales”.

Libertades que consideraron “pilares indispensables del desarrollo y proceso integrador de la región” y además alentaron a adherir al mismo a los estados partes y asociados que aún no lo han hecho.

También invitaron a “maximizar esfuerzos para lograr una mayor transversalidad y universalidad de los derechos humanos de la región, sin duplicar instancias o estructuras y utilizando eficientemente los recursos humanos y financieros disponibles”.

El Mercosur reafirmó su compromiso con los países en desarrollo sin litoral, como Bolivia y Paraguay, en la implementación de medidas efectivas “para superar vulnerabilidades y problemas derivados de tal condición, facilitándoles la libertad de tránsito a través del territorio de los Estados de tránsito, por todos los medios de transporte, conforme a las reglas aplicables del derecho internacional”.

Así como la importancia de los proyectos de infraestructura relacionados con los ejes de integración considerados de interés regional.

También reconocieron que, no obstante la situación especial de Paraguay y Bolivia como países en desarrollo sin litoral, estas iniciativas de integración física “pueden constituirse en un importante nexo entre el Atlántico y el Pacifico”.

Por otro lado, el grupo suramericano manifestó su satisfacción con la reapertura recíproca de embajadas entre Cuba y EE.UU., el 20 de julio de 2015, así como “con los entendimientos en curso para la plena normalización de las relaciones entre los dos países”.

También reiteraron su llamado a poner fin al bloqueo de Estados Unidos a Cuba.

Además, el Mercosur condenó “la continuación de la violencia en Siria” y expresó “su grave preocupación por el continuo sufrimiento del pueblo sirio, la gravedad y el continuo deterioro de la situación humanitaria”.

En su texto final, el bloque aseguró que “solamente se alcanzará una solución sostenible a la crisis actual en Siria mediante un proceso político inclusivo y dirigido por Siria que colme las aspiraciones legítimas del pueblo sirio”.

Y expresó su solidaridad “con las víctimas de traslado forzado” e instaron a que sus derechos humanos sean plenamente respetados, independientemente de su estado migratorio. EFE