Ecuador. Sábado 21 de enero de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Turquía lanza represalias, mata 200 milicianos del Estado Islámico

Estado Islámico. Foto: EFE/Archivo

CINAR, Turquía (AP) — El primer ministro turco Ahmet Davutoglu informó que la artillería turca atacó posiciones del grupo Estado Islámico en Irak y Siria en represalia por el atentado suicida en Estambul que mató a 10 turistas.

Publicidad

Davutoglu dijo el jueves que las fuerzas turcas atacaron 500 posiciones extremistas en la frontera con Siria y cerca de un campamento en el norte de Irak. Los ataques, que se produjeron en las últimas 48 horas, mataron a 200 milicianos del Estado Islámico, aseguró.

Horas antes, rebeldes curdos hicieron explotar un vehículo cargado con explosivos en una estación de policía y luego la atacaron con lanzacohetes y armas de fuego, hiriendo a 39 personas, incluidos civiles, dijeron medios de prensa turcos.

El objetivo del ataque era la comisaría de policía en el poblado de Cinar, en la provincia de Diyarbakir, de mayoría curda, y los alojamientos para policías situados en los pisos superiores del edificio, indicó la agencia estatal de noticias Anadolu. La fuerza de la explosión destruyó parte de un muro de la estación.

Al menos 13 personas resultaron heridas, según Anadolu, aunque la agencia de noticias Dogan señaló una cifra de 39.

También fue atacada otra estación de policía con lanzacohetes en el poblado de Midyat, en la provincia de Mardin, en lo que parecía un atentado simultáneo. No se reportaron personas heridas en este caso.

El ataque se produjo dos días después de que un atacante se inmolara en el principal barrio turístico de Estambul, matando a 10 alemanes. Las autoridades turcas dijeron que el suicida estaba vinculado con el grupo Estado Islámico.

Los combates entre el Partido de los Trabajadores de Curdistán (PKK) y fuerzas de seguridad se reanudaron en julio, destruyendo un frágil proceso de paz.

Desde entonces, las autoridades han impuesto amplios toques de queda en vecindarios y pueblos inestables en la región sureste del país, donde la mayoría de la población es curda, mientras las fuerzas de seguridad combaten contra milicianos curdos vinculados con el PKK. Esos milicianos han levantado barricadas, cavado trincheras y colocado explosivos para mantener alejadas a las autoridades. En las operaciones ha muerto más de un centenar de civiles y miles se han visto desplazados, según grupos humanitarios.

Decenas de miles de personas han muerto desde 1984 en el conflicto entre el PKK y las fuerzas del gobierno. El grupo está considerado como una organización terrorista por Turquía y sus aliados occidentales. (I)

Por DOMINIQUE SOGUEL, The Associated Press

 

Publicidad