Ecuador. Jueves 20 de Julio de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Aviones caza estadounidenses sobrevuelan Corea del Sur

Cuatro aviones F-22 sobrevuelan la base aérea Osan en Pyeongtaek, Corea del Sur, el 17 de febrero del 2016. Cuatro de los aviones de guerra estadounidenses más avanzados sobrevolaron Corea del Sur ese día en una clara demostración de fuerza a Corea del Norte, un día después que el presidente surcoreano advirtió sobre un posible desplome del gobierno del Norte. (AP Foto/Lee Jin-man)

BASE AEREA OSAN, Corea del Sur (AP) — Cuatro de los aviones de guerra estadounidenses más avanzados sobrevolaron Corea del Sur el miércoles, en una clara demostración de fuerza a Corea del Norte, un día después que la presidenta surcoreana advirtió sobre un posible desplome del gobierno de Pyongyang.


Publicidad

Los aviones F-22 —capaces de eludir los radares— aterrizaron en la base aérea Osan cerca de Seúl escoltados por otros aviones estadounidenses y surcoreanos. Pyongyang probablemente considerará una amenaza la llegada de los aviones desde una base estadounidense en Japón, aparentemente destinados a demostrar que Estados Unidos puede defender a su aliado Corea del Sur en la posibilidad de una agresión de Corea del Norte.

“El F-22 ‘Raptor’ es el avión de guerra más capaz en el mundo y representa solo una de muchas capacidades disponibles para la defensa de esta gran nación”, afirmó en una declaración el teniente general Terrence J. O’Shaughnessy, subcomandante del comando militar estadounidense en Corea del Sur. “Estados Unidos mantiene un compromiso inclaudicable” a la defensa de Corea del Sur.

Los militares estadounidenses no dijeron durante cuánto tiempo permanecerán los F-22 en Corea del Sur.

Estados Unidos suele despachar aviones poderosos a Corea del Sur en momentos de tensión con Corea del Norte. El mes pasado envió un bombardero B-52 con capacidad nuclear a Corea del Sur, después que Corea del Norte efectuó su cuarta prueba nuclear.

Este mes, Corea del Norte ignoró reiteradas advertencias de las potencias regionales y lanzó un cohete de largo alcance portador de lo que calificó como un satélite de observación terrestre. Estados Unidos, Corea del Sur y otros lo consideraron una prueba de tecnología misilística, que está prohibida.

La presidente surcoreana advirtió el martes que el gobierno norcoreano podría desplomarse si no abandona su programa de bombas nucleares, en una afirmación inusualmente enérgica que sin duda indignará a Pyongyang.

En un discurso en el Parlamento, la presidenta Park Geun-hye advirtió que Corea del Sur tomará medidas “más firmes y más efectivas” para hacer que Corea del Norte se dé cuenta de que sus ambiciones nucleares solo acelerarán el “colapso del régimen”.

Park justificó asimismo su decisión de cerrar un parque industrial conjunto en Corea del Norte en respuesta al lanzamiento del cohete por parte de Corea del Norte. Por su parte, Pyongyang expulsó a todos los surcoreanos del parque industrial, puso a los militares a cargo del área y cortó las líneas de comunicación entre las dos naciones. (I)

Por LEE JIN-MAN, Associated Press. El periodista de The Associated Press Hyung-jin Kim en Seúl contribuyó a este despacho.