Ecuador. Viernes 20 de enero de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El discurso de Trump contra la inmigración ilegal incentiva el voto latino

El duro discurso contra la inmigración ilegal del candidato republicano a la Casa Blanca Donald Trump se ha convertido en el principal incentivo de los latinos de EE.UU. para acudir a las urnas, lo que se refleja en el aumento de solicitudes de ciudadanía para poder ejercer su derecho al voto.

Publicidad

La organizaciones defensoras de los derechos de los hispanos y las cifras oficiales coinciden en que el número de solicitudes para adquirir la ciudadanía estadounidense ha aumentado a medida que se ha radicalizado el tono de Trump, especialmente, pero también del senador por Texas Ted Cruz.

El polémico magnate, que lidera la carrera hacia la nominación presidencial republicana con un discurso xenófobo y ultranacionalista, ha prometido construir un muro en la frontera con México para bloquear la inmigración y expulsar a los once millones de indocumentados que se calcula que viven en Estados Unidos.

Cruz, de origen de cubano, se ha comprometido a reforzar la patrulla fronteriza, completar un muro en la frontera de México y acabar con las conocidas como “ciudades santuario”, localidades con políticas de no persecución a los inmigrantes ilegales.

Ante ese panorama, una coalición de siete organizaciones en defensa de los intereses de los latinos ha lanzado la campaña “Álzate contra el odio”, para promover el voto hispano.

La iniciativa nació como respuesta a “los comentarios racistas y el odio de algunos candidatos”, explicó a Efe Pili Tobar, directora de Comunicaciones de Latino Victory Project, una de las organizaciones que lidera la coalición.

Con este tipo de campañas, las solicitudes de naturalización aumentaron en el último trimestre de 2015, justo antes de iniciarse el proceso de primarias para elegir a los candidatos presidenciales.

En todo el país se recibió un 12,64 % más de solicitudes de la ciudadanía que en el mismo período del año pasado, según datos que facilitó a Efe el Servicio de Ciudadanía e Inmigración.

“Cuando los candidatos atacan a la comunidad hispana, la comunidad latina responde”, dijo a Efe Clarissa Martínez de Castro, vicepresidenta del Consejo Nacional de La Raza (NCLR), la mayor organización de defensa de los hispanos en Estados Unidos.

“Los latinos entendemos que, cuando se está hablando del tema migratorio, en realidad se está hablando de todos nosotros, seamos ciudadanos, residentes legales en EE.UU. o no”, consideró Martínez de Castro.

Antes de las primarias, la coalición se despliega sobre el terreno para facilitar información sobre el proceso y trata de hacer más asequible el trámite de naturalización, que conlleva un coste que no se pueden permitir todos los hispanos, que son más de 55 millones en el país.

La tasa de desempleo es más alta en la minoría hispana que en el total de población y la renta media anual de los latinos es 20.000 dólares más baja que la media nacional.

El 24,14 % de los latinos sobreviven bajo el umbral de la pobreza, lo que deja a más de 5 millones de niños sin el dinero suficiente para llevar una vida digna, según NCLR.

Por eso, “lo que quieren (los hispanos) es que Trump no gane porque puede tener un impacto negativo en sus vidas y tienen miedo”, dijo a Efe Veronica Dahlberg, del grupo a favor de los latinos HOLA.

Por su parte, desde Florida, la Asociación Cristiana de Inmigrantes y Abogacía por los Granjeros de Redlands (RCMA) orienta a los hispanos con talleres sobre cómo hacerse ciudadano y cómo registrarse para votar.

“Todos los latinos deben estar ofendidos porque (Trump) nos ha pintado con la misma brocha: todos somos criminales, todos somos de todo menos humanos”, dijo a Efe la directora de la RCMA, Lourdes Villanueva.

“Es una ofensa directa a nuestra inteligencia”, añadió.

Lo que realmente temen los inmigrantes es que de llegar el magnate a la Casa Blanca recrudezca la política antiinmigración, aumente las deportaciones y elimine las medidas del presidente Barack Obama para frenar la expulsión de más de 5 millones de indocumentados.

Para los hispanos, las elecciones son la oportunidad de buscar un cambio, según las asociaciones, que no se cansan de enfatizar que la tarea es elegir al candidato que lo haga posible.

Y, para lograr ese objetivo, hay que ser ciudadano y registrarse para votar. EFE (I)

Publicidad