Ecuador. martes 17 de octubre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Fundamedios dice que nuevo canal de El Comercio obtuvo frecuencias sin concurso

Cartel del noticiero Últimas Noticias TV, del canal Televicentro, en imagen difundida en Twitter por la cuenta @Televicentro Ecuador.

Una investigación de Fundamedios (difundida hoy conjuntamente por cuatro medios digitales) asegura que el nuevo canal del Grupo El Comercio, que transmite bajo el nombre de Televicentro desde el 1 de febrero en el dial 5 de Quito y 11 en Guayaquil, lo hace en frecuencias otorgadas sin concurso.


Publicidad

El Grupo El Comercio, que es propietario del diario El Comercio y la Radio Quito, fue adquirido a comienzos de 2015 por el empresario mexicano Ángel González, que ya era dueño en Ecuador de la cadena Telesistema. En total, según Fundamedios, González controla 87 frecuencias y 17 medios de comunicación en el país. En América Latina, González es dueño de una cadena de canales de televisión que se extiende por 16 países.

Según la investigación difundida, Televicentro tardó en salir al aire seis meses, después que Telesistema empezó a gestionar cuatro nuevas frecuencias ante la Arcotel, la entidad reguladora del espectro. Esas frecuencias están transmitiendo programación regular aunque fueron solicitadas para la investigación de nuevas tecnologías, específicamente de TV digital. Fueron otorgadas temporalmente, sin concurso.

La Constitución y la Ley de Comunicación establecen que la concesión de frecuencias se debe hacer mediante un concurso público. Hasta que se haga ese llamado, las renovaciones para los otros medios están suspendidas. Recién después de la aparición de Televicentro, el Gobierno ha anunciado que la convocatoria para la licitación de 1.069 frecuencias se hará en febrero de este año.

El nuevo canal, que presenta tres noticieros diarios con el sello editorial de El Comercio, hizo noticia al día siguiente de su estreno, después que el anchor principal, el periodista Andrés Carrión, salió del aire. El Comercio explicó en su sitio web que Carrión renunció voluntariamente tras decidir permanecer con su programa de opinión en el canal SíTV. El sitio 4Pelagatos hizo notar que una semana antes el presidente Rafael Correa cuestionó públicamente, en una sabatina, las credenciales periodísticas de Carrión.

El proceso de Televicentro, según Fundamedios

El proceso para el nuevo canal ha empezado en julio del año pasado. Ortel y Telecuatro, empresas que transmitían la señal de RTS, pidieron a Arcotel –ente que regula el espectro radioeléctrico– cuatro frecuencias. En su solicitud aclaran que son frecuencias repetidoras y temporales para “la investigación de nuevas tecnologías de radiodifusión y televisión”. Tras este pedido, Ortel y Telecuatro lograron sumar otro canal: Televicentro. Ahora Telecuatro transmite RTS; y Ortel, Televicentro.

Para esto movieron la señal de RTS en Quito: del 5, la pasaron al 11, canal que no existía en el norte de la capital. En Guayaquil sucedió algo parecido: el 11 no existía en el norte de la ciudad y ahora es de Televicentro. Lo curioso es que en el sur de ambas ciudades el 11 estaba concesionado a GamaTV (canal incautado bajo el control de la Secretaría de Comunicación). Pero el 5 y el 7 de agosto, el gerente de GamaTV, Claudio Moya Rossel, pidió a Arcotel que le canjee el 11, en el sur de Quito y el sur de Guayaquil, por otras frecuencias. Vuelve a insistir en este pedido el 17 de agosto y le aprueban un día después, el 18 de agosto. El mismo 17 de agosto, las empresas de González pidieron esos espacios, que hoy ocupan RTS y el nuevo canal, Televicentro.

Arcotel no solo aprobó las cuatro frecuencias que pidió el grupo González (las dos para el norte de Quito y Guayaquil fueron entregadas en 18 días; las dos del sur, en 14 días). También aceptó la figura de uso temporal, que implica, según el reglamento de Arcotel, que la frecuencia sea utilizada para investigar nuevas tecnologías de radiodifusión y televisión. Las supuestas investigaciones que Ortel y Telecuatro iban a hacer son “las pruebas completas de isofrecuencia”. Este tipo de tecnología se utiliza en televisión digital, en tanto la nueva concesión es de televisión análoga en VHF.

Además, la programación de los canales 11 es de repetidora; es decir, retransmite el contenido de sus respectivas matrices. En Quito RTS incluso la usa de matriz para emitir el Noticiero de la Comunidad. Este esquema es similar al que González ya utilizó en los años noventa para hacerse con cinco radios y su señal en varias ciudades, que al inicio le fueron adjudicadas solo como repetidoras.

El 11 de diciembre pasado, Fundamedios formuló un pedido de información. En la respuesta, que llegó dos meses después, Arcotel se vale del argumento de que el canal 11 en Quito repite los contenidos de la matriz RTS en Guayaquil, para justificar por qué no hubo concurso público para otorgar las frecuencias que permitieron a Televicentro salir al aire. Gonzalo Carvajal, asesor de Arcotel, y quien firma todas las resoluciones en estas concesiones de frecuencias, aseguró que no puede entregar las bases del concurso porque precisamente se trata de “autorizaciones temporales”. Es decir, confirma que no hubo concurso.

Tampoco entregó copias de los informes técnicos y jurídicos que permitieron la adjudicación de las cuatro frecuencias temporales como repetidoras. Esos documentos debían detallar qué investigaciones de nuevas tecnologías están haciendo esos canales que transmiten por televisión abierta, cuyo apagón está previsto para este diciembre con el cambio a la televisión digital. Carvajal no agrega la copia de la resolución que permitió mover la señal de RTS en Quito del canal 5 al 11. En ninguna de las cuatro resoluciones de nuevas concesiones aparece el nombre del nuevo canal Televicentro. Siempre se habla de Telesiatema o de Red Telesistema (RTS).

La única versión pública sobre la aparición de Televicentro es la que dio el ministro de Telecomunicaciones, Augusto Espín, en una entrevista en Radio Pública el 5 de febrero de 2016. Ante la pregunta de un ciudadano, dijo que lo único que hubo en este caso es un cambio del nombre comercial de la estación. No se trata, según él, de un nuevo canal sino de un cambio de nombre y de programación. No explica cómo se mantiene al aire el nombre y la programación del original RTS.

La ley establece que Arcotel debe notificar al Consejo de Regulación de la Comunicación (Cordicom) la rejilla de programación del canal. Esto lo establece precisamente para las concesiones temporales. Pero, según Paulina Mogrovejo, vocal de la entidad, no han recibido notificación alguna al respecto sobre el nuevo canal. “No hemos tenido conocimiento”, dijo ante la consulta de Fundamedios.

Luis Gómez Amador, gerente de RTS, tampoco respondió a un pedido de entrevista. Incluso se le envió por mail, tras cuatro llamadas a sus oficinas en Guayaquil, un cuestionario para que explique cómo se iba a poner al aire la señal de Televicentro sin un concurso y cómo iba a transmitir programación regular en una frecuencia temporal oficialmente asignada para investigaciones. El mensaje fue copiado a su asistente, Wendy Espinosa y, hasta la fecha, no fue respondido.

¿Es Televicentro el primer canal privado de tendencia correísta?

Según la investigación de Fundamedios, cuando el emporio de Ángel González saca al aire un medio de comunicación sigue el mismo patrón: su programación es sencilla, introduce enlatados, películas viejas y un noticiero. Salvo en período electoral, la política y la economía tienen muy bajo perfil. No hay editoriales, entrevistas ni programas de opinión y la apuesta mayor se divide entre crónica roja y entretenimiento.

Tras la salida del canal de Andrés Carrión (que como se reseñó antes, duró un día como ancla del noticiero), la figura central de “Últimas Noticias TV” es María Fernanda Suasnavas, que fue presentadora del canal oficial EcuadorTV desde sus inicios. Además consta en el IESS como empleada del Consejo de Educación Superior, donde es asesora y gana 3.038 dólares mensuales. Los reporteros son de El Comercio y RTS. En las noticias internacionales participan canales de la red Albavisión como VTV de Honduras e Infobae, de Argentina.

El engranaje del emporio González es visible hasta en el control máster que se encuentra en las instalaciones de RTS en Quito. Las transmisiones se hacen con tres microondas, una de ellas ubicada en la planta de El Comercio, en San Bartolo. En el edificio de RTS están los estudios principales de Televicentro y las antenas para las dos frecuencias, la repetidora de RTS y la matriz del nuevo canal.

El resto de la programación es de la cadena mexicana Televisa. Novelas como “Antes muerta que Lichita”, “Lo que la vida me robó”, “Simplemente María”, “Soy tu dueña”, “La Rosa de Guadalupe”… Y el Chavo del ocho. Esta programación estaba en manos de GamaTV, que desde 1995 tenía los derechos de Televisa. Hoy es exclusiva del emporio González en Ecuador. GamaTV, canal incautado y manejado por el Estado, mantenía una deuda con la cadena mexicana, de 2,3 millones de dólares hasta el 2014, según el último reporte financiero entregado a la Superintendencia de Compañías, citado por el reporte de FundamediosEl acuerdo de González con Televisa también afectó a otros canales independientes, como Ecuavisa y Teleamazonas, que ya no transmiten ningún contenido de Televisa.

El consorcio de medios digitales que han trabajado en la investigación, redacción y difusión del reportaje sobre Televicentro son “4Pelagatos“, “Plan V“, “Mil Hojas“, “Wambra Radio“, “Focus” y “Rayuela“.

mapa_fantasma-listo (1)