Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Monseñor Romero ha sido beatificado

Un halo solar ilumina el cielo durante la ceremonia de beatificación de monseñor Oscar Romero en San Salvador, El Salvador, el sábado 23 de mayo de 2015. (AP Foto/Moises Castillo)

El mártir salvadoreño monseñor Óscar Arnulfo Romero fue beatificado hoy en la capital de El Salvador ante cientos de miles de devotos y presidentes de varios países reunidos en la plaza Salvador del Mundo.


Publicidad

La beatificación se concretó cuando la reliquia de Romero, consistente en la camisa ensangrentada que vestía el día de su asesinato, flores y una palma que significa “la victoria de los mártires”, fue incensada por el cardenal Angelo Amato, el enviado especial del papa Francisco.

“El mártir Romero es el mártir beato (…) ya es el mártir beato”, dijo el narrador del acto religioso, tras relatar que Amato pasaba el incensario por “la reliquia deRomero“.

Los asistentes no pudieron contener la emoción y las lágrimas, aplausos y gritos inundaron la plaza, a la que esta madrugada comenzaron a llegar los cientos de miles de devotos de “San Romero de América“, como le llaman los salvadoreños desde hace muchos años ya.

La reliquia del arzobispo mártir de San Salvador, asesinado el 24 de marzo de 1980 por escuadrones de la muerte, fue llevada hasta la plaza de El Salvador del Mundo en una urna de cristal.

Monseñor Romero fue asesinado por un francotirador, perteneciente a los escuadrones de la muerte del gobierno de El Salvador, mientras oficiaba la Misa en San Salvador el 20 de marzo de 1980.

Miles de obispos y religiosos se congregaron en una plaza del nororiente de la capital salvadoreña para honrar al primer beato centroamericano y a quien muchos denominan “San Romero de América”.

En los alrededores de la plaza, en un radio de 5,6 kilómetros cuadrados, decenas de miles de salvadoreños festejaron con júbilo, entre banderas y con camisetas con la imagen y textos de las homilías del arzobispo mártir.

El arzobispo de San Salvador, monseñor José Luis Escobar Alas, leyó la petición de beatificación enviada hace más de una década al Vaticano, mientras el postulador de la causa en la Santa Sede Vicenzo Paglia leyó una biografía de Romero.

Entre los invitados especiales se encontraban el expresidente Alfredo Cristiani, el primer mandatario de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena). Durante su mandato (1989-1994) se firmaron los acuerdos de paz que pusieron fin a la guerra civil y se emitió una ley de amnistía para todos los responsables de las violaciones a los derechos humanos, entre ellos los autores intelectuales y materiales del magnicidio de Romero.

También participó el diputado de Arena Roberto d’Aubuisson, hijo del mayor del ejército del mismo nombre acusado por una Comisión de la Verdad de Naciones Unidas de ser el autor intelectual del asesinato del arzobispo.

Entre los asistentes al histórico evento se encuentran los presidentes de Panamá, Juan Carlos Varela; Honduras, Juan Orlando Hernández; y Ecuador, Rafael Correa.

Muchos feligreses acamparon en los alrededores de la plaza la noche anterior y celebraron una vigilia con la participación de sacerdotes y una misa oficiada por el cardenal hondureño Oscar Rodríguez Maradiaga.

* Con textos de EFE y AP.

Sacerdotes cargan una urna de cristal con la camisa que llevaba puesta el arzobispo salvadoreño Oscar Arnulfo Romero el día que fue asesinado en 1980. Miles de personas participaron en la ceremonia de beatificación de Romero en San Salvador, El Salvador, el sábado 23 de mayo de 2015. (AP Foto/Salvador Melendez)

Sacerdotes cargan una urna de cristal con la camisa que llevaba puesta el arzobispo salvadoreño Oscar Arnulfo Romero el día que fue asesinado en 1980. Miles de personas participaron en la ceremonia de beatificación de Romero en San Salvador, El Salvador, el sábado 23 de mayo de 2015. (AP Foto/Salvador Melendez)

Un grupo de acólitos cargan las reliquias del mártir salvadoreño monseñor Óscar Arnulfo Romero durante su ceremonia de beatificación hoy, sábado 23 de mayo de 2015, en San Salvador (El Salvador). Romero fue beatificado ante cientos de miles de devotos y presidentes de varios países reunidos en la plaza Salvador del Mundo. La beatificación se concretó cuando la reliquia de Romero, consistente en la camisa ensangrentada que vestía el día de su asesinato, flores y una palma que significa "la victoria de los mártires", fue incensada por el cardenal Angelo Amato, el enviado especial del papa Francisco. EFE/Oscar Rivera

Un grupo de acólitos cargan las reliquias del mártir salvadoreño monseñor Óscar Arnulfo Romero durante su ceremonia de beatificación hoy, sábado 23 de mayo de 2015, en San Salvador (El Salvador). Romero fue beatificado ante cientos de miles de devotos y presidentes de varios países reunidos en la plaza Salvador del Mundo. La beatificación se concretó cuando la reliquia de Romero, consistente en la camisa ensangrentada que vestía el día de su asesinato, flores y una palma que significa “la victoria de los mártires”, fue incensada por el cardenal Angelo Amato, el enviado especial del papa Francisco. EFE/Oscar Rivera

Miles de peregrinos se congregan para la ceremonia de beatificación de monseñor Oscar Romero en San Salvador, El Salvador, el sábado 23 de mayo de 2015. (AP Foto/Salvador Melendez)

Miles de peregrinos se congregan para la ceremonia de beatificación de monseñor Oscar Romero en San Salvador, El Salvador, el sábado 23 de mayo de 2015. (AP Foto/Salvador Melendez)

 Miles de devotos de monseñor Romero llegan hoy, sábado 23 de mayo de 2015, a la plaza del Salvador del Mundo, donde será beatificado, en San Salvador (El Salvador). Monseñor Romero es para los salvadoreños mucho más que un mártir; es el héroe, el defensor de las causas justas, el hombre bueno, es San Romero de América, como lo "bautizaron" desde que fue asesinado en San Salvador el 24 de marzo de 1980 por un escuadrón de la muerte. Para los fieles de Romero, su beatificación no es más que el primer paso hacia la canonización, que reivindican desde hace 35 años. EFE/Oscar Rivera

Miles de devotos de monseñor Romero llegan hoy, sábado 23 de mayo de 2015, a la plaza del Salvador del Mundo, donde será beatificado, en San Salvador (El Salvador). Monseñor Romero es para los salvadoreños mucho más que un mártir; es el héroe, el defensor de las causas justas, el hombre bueno, es San Romero de América, como lo “bautizaron” desde que fue asesinado en San Salvador el 24 de marzo de 1980 por un escuadrón de la muerte. Para los fieles de Romero, su beatificación no es más que el primer paso hacia la canonización, que reivindican desde hace 35 años. EFE/Oscar Rivera

Cientos de devotos del mártir salvadoreño Óscar Arnulfo Romero inician una procesión hoy, viernes 22 de mayo de 2015, en el marco de las actividades previas a la beatificación, mañana, del asesinado monseñor en San Salvador (El Salvador). Se espera la presencia de cerca de 300.000 personas en el acto de beatificación, programado para las 10:00 hora local (16:00 GMT) de este sábado. EFE/Oscar Rivera

Cientos de devotos del mártir salvadoreño Óscar Arnulfo Romero inician una procesión hoy, viernes 22 de mayo de 2015, en el marco de las actividades previas a la beatificación, mañana, del asesinado monseñor en San Salvador (El Salvador). Se espera la presencia de cerca de 300.000 personas en el acto de beatificación, programado para las 10:00 hora local (16:00 GMT) de este sábado. EFE/Oscar Rivera