Organizaciones LGBT interponen demanda para frenar la ley «No digas gay» en Florida

Organizaciones de la comunidad LGBT interpusieron este jueves la primera demanda judicial para frenar la ley conocida popularmente como «No digas gay», que prohíbe que los maestros de escuelas públicas de Florida hablen de orientación e identidad sexual a los alumnos de los primeros cursos de primaria.

La demanda fue presentada hoy en un tribunal federal de Tallahasee, la capital de Florida, por abogados de la firma Kaplan Hecker & Fink y el Centro Nacional para los Derechos de las Lesbianas (NCLR) en nombre de Equality Florida y Family Equality, así como de estudiantes, padres y un maestro, informaron los demandantes.

La demanda impugna la ley HB 1557 por considerar que es «flagrantemente inconstitucional», pues pretende «borrar» a toda una generación de estudiantes de escuelas públicas de Florida «el hecho de que las personas LGBTQ existen y tienen la misma dignidad».

También alegan que viola la Primera y la Decimocuarta Enmiendas de la Constitución y «emplea deliberadamente términos amplios y vagos, invitando a la aplicación arbitraria y discriminatoria por parte de los padres».

«Hicimos la promesa de defender los derechos de todos los alumnos a tener un ambiente saludable para aprender y prosperar y para que todos los padres sepan que sus familias están incluidas y respetadas (…) La ley está destinada a aislar, estigmatizar y borrar a las familias LGBT y a nuestros hijos», señaló Equality Florida en otro comunicado.

La polémica ley, oficialmente llamada «Derechos de los padres en la educación» y firmada el lunes 28 por el gobernador de Florida, Ron DeSantis, impide que los maestros aborden la identidad de género y la orientación sexual en las clases de jardín de infancia y primero y segundo grado de primaria.

Los alumnos de esos cursos tienen un rango de edad entre 5 y 8 años generalmente.

Además, la ley les da a los padres la posibilidad de presentar demandas judiciales contra el distrito escolar y recibir una indemnización por daños y perjuicios, si los maestros de sus hijos incumplen la ley.

«La instrucción en el aula por parte del personal de la escuela o de terceros sobre la orientación sexual o la identidad de género no puede ocurrir desde el jardín de infantes hasta el tercer grado o de una manera que no sea apropiada para la edad o el desarrollo de los estudiantes de acuerdo con los estándares estatales», dice textualmente la ley.

El presidente de EE.UU., Joe Biden, es uno de los numerosos críticos de una ley que Desantis defiende a ultranza en medio de su campaña para ser reelegido en las elecciones de este año. EFE (I)

Más relacionadas