Satélite muestra blindados chinos en frontera con Hong Kong

Hong Kong (China), 14/08/2019.- La policía dispara gases lacrimógenos para dispersar a los manifestantes que asistieron a una manifestación antigubernamental en Sham Shui Po, Hong Kong, China, 14 de agosto de 2019. EFE / EPA / MIGUEL CANDELA

El Gobierno de Estados Unidos se mostró este miércoles «profundamente preocupado» por la supuesta presencia de movimientos paramilitares chinos a lo largo de la frontera de Hong Kong, donde en los últimos días se han recrudecido las protestas con huelgas y la ocupación del aeropuerto de la ciudad.

«Estados Unidos está profundamente preocupado por los informes sobre el movimiento de paramilitares chinos a lo largo de la frontera de Hong Kong», dijo un portavoz del Departamento de Estado en un comunicado al que tuvo acceso Efe.

La diplomacia estadounidense condenó la violencia registrada estos días e instó «a todas las partes» a ejercer moderación, aunque aseguró que apoya la libertad de expresión y de reunión pacífica en Hong Kong.

Medios estadounidenses, como la cadena de televisión NBC, mostraron este miércoles fotografías captadas por un satélite en las que presuntamente aparecen miembros del grupo paramilitar de la Policía Armada del Pueblo chino cerca de Hong Kong, lo que ha sido considerado como una amenaza.

Ante esta situación, un portavoz del Departamento de Estado, que prefirió permanecer el anonimato, instó a China «a buscar una solución que respete la libertad de los ciudadanos de Hong Kong y su alto grado de autonomía».

En este sentido, consideró que las manifestaciones en curso en esa región administrativa especial «reflejan el sentimiento de los hongkoneses y sus preocupaciones amplias y legítimas sobre la erosión de su autonomía».

Asimismo, EE.UU. advirtió que el «continuo desgaste» de la autonomía de Hong Kong «pone en riesgo su estatus especial de larga duración en los asuntos internacionales».

Por otro lado, el Ejecutivo estadounidense rechazó «categóricamente» las acusaciones que apuntan a la implicación de fuerzas extranjeras «como la mano negra» detrás de las protestas.

Las protestas en Hong Kong comenzaron en marzo frente a la iniciativa de las autoridades locales de promulgar una ley de extradición que, según sus oponentes, podría servir para que disidentes políticos y sectores críticos con el régimen comunista fueran llevados a China para ser procesados sin garantías legales.

Las manifestaciones movilizaron a cientos de miles de personas a partir de junio, y han estado acompañadas de episodios de violencia, huelgas e intentos de los manifestantes de afectar el curso normal de la ciudad con huelgas y ocupaciones de edificios oficiales, comisarías, estaciones de metro o el mencionado aeropuerto.

Hong Kong es en la práctica independiente de China en cuestiones judiciales, al regir en las relaciones entre ambos territorios el principio de «un país, dos sistemas», por el que Pekín dio a la excolonia amplia autonomía en todas las competencias excepto en asuntos exteriores y defensa. EFE

Paypal