Asamblea recibirá más versiones sobre la fuga de Alvarado

Fernando Alvarado

La Asamblea Nacional de Ecuador albergará el próximo martes una sesión en la que una exfuncionaria de justicia y cargos de seguridad presentará un testimonio sobre la fuga de Fernando Alvarado, exsecretario de Comunicación del expresidente Rafael Correa.

De acuerdo a un comunicado del órgano legislativo ecuatoriano difundido hoy, la presidenta de la Asamblea, Elizabeth Cabezas, ha convocado para el 13 de noviembre a Ledy Zúñiga, exministra de Justicia, para que aporte de forma documentada información sobre el proceso de adquisición de los dispositivos de vigilancia electrónica (grilletes) y su efectividad.

Su testimonio forma parte del control político que comenzó el Parlamento tras la fuga del exsecretario de Comunicación, Fernando Alvarado, procesado por la justicia por un presunto delito de peculado (malversación de fondos públicos).

La comparecencia de Zúñiga cierra el primer ciclo de llamamientos, que incluyó al fiscal, Paul Pérez; a los ministros del Interior, María Paula Romo y Justicia encargado Paúl Granda y a la exministra de Justicia, Rosana Alvarado.

Asimismo han presentado sus versiones el comandante de la Policía, Nelson Villegas; el secretario de Comunicación, Andrés Michelena; el director encargado del ECU 911, Rubén Robayo y el director del Centro de Inteligencia, Jorge Costa.

El pasado martes el Pleno decidió ampliar la investigación y convocar a las personas que tienen que ver con la supervisión de los dispositivos, que también comparecerán en la sesión prevista la próxima semana.

Entre los convocados figuran Vanesa Mejía, supervisora de Operaciones; Eliana Pacheco, supervisora nacional; Roberto Vaca, exgerente del proyecto de vigilancia de los grilletes y Marcelo Lozano, actual gerente del proyecto.

Procesado por peculado, Alvarado portaba un grillete electrónico desde el pasado mes de agosto y a mediados de octubre se desprendió de la medida y huyó aparentemente a otro país, según dijo en un video difundido días después de su desaparición.

Su fuga levantó las alertas en el Ejecutivo del presidente ecuatoriano, Lenín Moreno, que ha hecho de la lucha contra la supuesta corrupción en el Gobierno de Correa (2007-2017) una política de su Administración, y cesó a toda la cadena de mando responsable de su custodia. EFE