Iglesia de Guayaquil reconoce abusos sexuales de un sacerdote

La parroquia de Czestochowa, en Guayaquil, fotografiada por la Dirección de Prensa del Municipio.

El vocero de la Arquidiócesis de Guayaquil, César Piechestein, ha reconocido en su cuenta de Twitter, la existencia de “abusos cometidos por algún sacerdote” y ha dicho que frente a ellos siente “la misma indignación que cualquier ser humano”.

El pronunciamiento del Padre Piechestein ha tenido lugar después que el sitio GKCity ha revelado las acusaciones de diez hombres guayaquileños por supuestos abusos sexuales cometidos en su contra cuando eran adolescentes, por el Padre Luis Fernando Intriago, entonces párroco de la Iglesia de Czestochowa, al norte de Guayaquil.

Según los hombres han narrado a GKCity, el sacerdote los sometió a un extraño ritual en el que los desnudaba, golpeaba, y mantenía contacto físico con ellos, si bien nunca los violó ni tocó sus genitales. El sitio también ha revelado que esa habría sido la causa por la que, en 2013, Intriago fue suspendido como párroco de Czestochowa, por el Arzobispo de Guayaquil, Monseñor Antonio Arregui, quien además impulsó ese mismo año una causa ante la Congregación de la Doctrina de la Fe, para eximir a Intriago del estado sacerdotal por las acusaciones de abuso sexual de diversos menores.

La Congregación ha fallado en su contra pero Intriago ha apelado en 2016. El caso no se has resuelto hasta ahora. Los acusadores, que ya tienen más de 25 años, y que dicen haber sufrido el abuso cuando tenían 15, han presentado también acusaciones penales, algunas de las cuales han sido denegadas por haber ya prescrito los hechos.

“Además siento vergüenza ajena, tristeza por las víctimas y sus familias y pena de que esto aleje o impida a otros acercarse a Cristo”, ha escrito en el vocero de la Arquidiócesis, César Piechestein, esta tarde, en un tuit que ha fijado como principal. A su lado ha puesto el hashtag #ConMisHijosNoTeMetas.

Paypal