Ecuador. Domingo 26 de Marzo de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

La riqueza léxica de los diarios españoles se mantiene estable desde 1914

Literatura y periodismo. Foto de Archivo, La República.

Madrid (EFE).- El lenguaje de los diarios españoles no se empobreció a lo largo del último siglo, sino que su riqueza de vocabulario se mantiene “asombrosamente” estable.

Publicidad

Esta es la principal conclusión del proyecto Aracne, un primer estudio llevado a cabo por la Fundación del Español Urgente (Fundéu), promovida por la Agencia EFE y el banco BBVA, junto con la empresa Molino de Ideas, que analizó el uso del lenguaje en una muestra de la prensa española desde 1914 hasta el 2014.

El trabajo, financiado por BBVA, permitió también observar la desaparición radical de determinados usos lingüísticos como el de los tratamientos (“don”, “doña”, “señor”, “señora”…); el declive progresivo del uso de superlativos; el auge, descenso y, en algunos casos, desaparición de términos sociales, económicos, ideológicos y políticos, entre otras cuestiones.

El trabajo, explicó a Efe el director general de Fundéu BBVA, Joaquín Muller, trata de comprobar con datos la idea generalizada de que el idioma vive un proceso de empobrecimiento del que son testigos, y hasta responsables, los medios de comunicación por el uso deficiente que hacen de la lengua.

Una de las expresiones de ese deterioro sería un supuesta tendencia de los medios a usar un léxico cada vez menos variado.

“Frente a lo que normalmente se piensa de que la lengua se está empobreciendo en los medios, parece que la riqueza lingüística se mantiene asombrosamente estable a lo largo del tiempo”, señaló Elena Álvarez Mellado, responsable del proyecto.

Para llevar a cabo el estudio se analizaron 5.167 artículos de cuatro diarios centenarios regionales españoles (“La Vanguardia”, “El Heraldo de Aragón”, “El Norte de Castilla” y “Diario de Mallorca”) entre 1914 y 2014.

Con ellos se constituyó un corpus de casi dos millones de palabras, reunidas en una base de datos en la que cada una de ellas está identificada por sus características gramaticales y morfológicas, el medio, día, página, artículo y frase en que aparece, su posición precisa o las voces cercanas que la determinan y acompañan.

Además, Muller explicó que tras este primer avance se buscará el apoyo financiero y del mundo universitario para ampliar el proyecto y darle un mayor valor científico. EFE (I)

nac/em/jgb/erm