Ecuador. Lunes 5 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Un gol de Felipe Caicedo da la Supercopa catalana al Espanyol

Tarragona, 25/10/2016. El delantero ecuatoriano del R.C.D. Espanyol, Felipe Caicedo (i), disputa un balón con el defensa del F. C. Barcelona, Carles Aleñá, durante el encuentro correspondiente a la final de la Supercopa de Catalunya, que disputan esta noche en el Nou Estadi de Tarragona. EFE/Jaume Sellart.

Tarragona (España), 25 oct (EFE).- El Espanyol se alzó este martes con la Supercopa de Cataluña (España) tras superar en Tarragona al Barcelona por 1-0, con un gol del ecuatoriano Felipe Caicedo a los nueve minutos.

Publicidad

Dominó el conjunto de Luis Enrique, pero el Espanyol, con mucho oficio, supo manejar la contienda para llevarse el trofeo.

El Barcelona comenzó controlando la posesión y el tempo del partido ante un Espanyol defensivo y encerrado en su campo a la espera de montar alguna contra para sorprender al rival.

Nueve minutos duró el empate en el marcador hasta que Reyes, con un excelente pase en profundidad a la espalda de Mathieu, encontró a Caicedo que, con calidad, superó la salida de Masip y empujó el balón al fondo de las mallas del equipo de Luis Enrique.

Endurecieron la defensa los pupilos de Quique Sánchez Flores con reiteradas faltas para cortar la dinámica de pases de los azulgranas, que apenas conseguían inquietar la portería de un Roberto que permaneció inédito la primera media hora de juego.

La blanda defensa dispuesta por el Barcelona, con hasta tres jugadores del filial, ofreció algo más que facilidades a un ataque poco incisivo del Espanyol, que, cuando se acercaba, causaba verdadero peligro.

Despertó el equipo azulgrana en el minuto 33 tras una gran jugada de Carbonell, que cedió el balón a Denis Suárez, quien, con un control orientado, se deshizo de su marcador para poner a prueba a Roberto.

Poco más hasta el final del primer acto, en el que el Barcelona no pudo y no supo desarticular la defensa perfectamente colocada del Espanyol sobre el terreno de juego.

Empezó el segundo acto con los mismos 22 protagonistas en el césped del Nou Etsadi y con las mismas sensaciones que dejó el primer tiempo: dominio estéril de un Barcelona incapaz de perforar la meta del portero perico.

Paco Alcácer dispuso de la más clara para los azulgranas al cuarto de hora, pero no llegó al centro preciso que le sirvió Aleñà.

Probaron Nili y Denis Suárez desde lejos pero sus disparos no se convirtieron en peligro real para un Espanyol que, sin tener en ningún momento el control del esférico, tampoco se vio amenazado para un conjunto azulgrana algo espeso en los metros finales.

Con esta victoria el Espanyol empata el palmarés de una competición que tan sólo cuenta con dos ediciones ya que en 2015, y a consecuencia del abarrotado calendario, no se disputó el encuentro. (D).

Publicidad