Ecuador. martes 12 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Correa jura que mientras esté en el poder mantendrá la dolarización “a cualquier costo”

Portoviejo (Manabí), 25 junio 2015.- El Presidente de la República, Rafael Correa, junto a las principales autoridades de la provincia, participó de la Sesión Solemne por los 191 años de provincialización de Manabí. El acto se realizó en el Bellavista Club de Portoviejo. Foto: Miguel Ángel Romero / Presidencia de la República del Ecuador.

Quito, 25 jun (EFE).- El presidente de Ecuador, Rafael Correa, dijo hoy que salir del sistema de dolarización sería una “hecatombe” y subrayó que, mientras él este en el poder, se mantendrá ese esquema en la nación andina, que lo asumió hace más de diez años tras una de las peores crisis financieras de su historia.


Publicidad

“Se los digo una vez más, mientras yo sea presidente, se mantendrá la dolarización. Ya basta de tantos rumores irresponsables”, señaló Correa, que afronta desde principios de mes reclamos de críticos y de opositores por la pretensión de elevar impuestos a la herencias y a la plusvalía.

“Sería una hecatombe salir de la dolarización. Les insisto: nuestro Gobierno mantendrá la dolarización a cualquier costo”, reiteró en una ceremonia realizada en la provincia costera de Manabí en la que se refirió a las protestas de las últimas semanas.

Las protestas ciudadanas se redujeron cuando el gobernante anunció el retiro “temporal” de los proyectos de ley sobre plusvalía y herencias, pero no han desaparecido, pues se exige el archivo definitivo de esas propuestas.

El gobernante, que ha dejado abierta la posibilidad de ese archivo si le demuestran que esas iniciativas afectan a los pobres y a la clase media, abandera un “diálogo nacional” sobre esos proyectos y sobre el modelo social y económico que quieren los ecuatorianos.

Reveló que este intercambio de ideas ya dio “sus primeros frutos” y que tras una reunión esta semana con “importantísimos empresarios”, con los que tuvo “un diálogo franco”, acordaron la “flexibilización” del proyecto de ley de herencias “para el caso de empresas, o más concretamente, para negocios en marcha”.

“No es lo mismo recibir como herencia una empresa que recibir una casa con piscina”, señaló el mandatario, y agregó que quien reciba “una casa con piscina, un activo improductivo, bueno, que pague un poquito más que el que recibe una empresa en marcha porque eso podría afectar la marcha del negocio, la producción, el empleo, etcétera”, indicó.

El jefe de Estado explicó que “la actual ley no tiene tratamiento especial para negocios en marcha y no era una preocupación, porque sencillamente se evadía el impuesto a la herencia”.

Pidió a la sociedad hacer un “pacto ético”, porque “la sociedad no puede vivir más en medio de tanta inmoralidad, de tanta falsedad” y solicitó que ese pacto también se extienda para combatir la evasión de impuestos.

“Podemos llegar a un acuerdo con los empresarios honestos, patriotas, pero sin jamás tolerar la evasión”, añadió al señalar que en caso de que alguien herede empresas en marcha están “dispuestos a mantener la tabla actual de impuestos. Siempre y cuando también se acaben todas las formas de evasión”, básicamente los fideicomisos en el exterior.

Comentó que mantener esa tabla actual de impuestos para los negocios en marcha “impide democratizar los medios de producción con la rapidez que hubiéramos deseado, pero a su vez, aleja cualquier riesgo sobre la base productiva nacional”.

Añadió que habrá “al menos tres meses” para dialogar con todos los sectores que deseen, “menos con los violentos. Con los desestabilizadores, nos veremos en las urnas en el 2017”, dijo en referencia al año en que termina su mandato. EFE