Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El británico Angus Deaton gana el Premio Nobel de Economía

Angus Deaton

El académico escocés Angus Deaton fue reconocido el lunes con el Premio Nobel de Economía por “su análisis sobre el consumo, la pobreza y el bienestar”, informó la Real Academia de las Ciencias de Suecia.


Publicidad

El fallo recalcó la contribución de este profesor de la universidad de Princeton de 69 años al estudio de las decisiones individuales de consumo, un elemento clave para el “diseño de políticas económicas que promuevan el bienestar y reduzcan la pobreza”.

Deaton ha logrado relacionar las elecciones individuales con los indicadores agregados, poniendo en contacto el mundo de la microeconomía con el de la macroeconomía, y ayudando a transformar su estudio y comprensión.

La obra de Deaton gira en torno a tres grandes cuestiones: ¿Cómo distribuyen los consumidores su renta entre los diferentes bienes y servicios?, ¿cuánto se ahorra y cuánto se gasta en el conjunto de una sociedad? y ¿cuál es la mejor manera de medir la pobreza y el bienestar?

Sobre las decisiones individuales de gasto, Deaton planteó el Sistema Casi Ideal de Demandas (AIDS) un método “flexible pero sencillo” de estimar cómo la demanda de un producto determinado depende del precio de todos los bienes y servicios y de los ingresos del consumidor, explicó la Real Academia de las Ciencias Sueca.

Esta aportación, que con ligeras modificaciones se ha convertido ya en una herramienta estándar en su ámbito de estudio, no sólo sirve para explicar patrones de consumo, sino también para evaluar cómo un cambio en política fiscal -por ejemplo, una reforma del IVA- puede afectar al bienestar de distintos grupos sociales.

Sobre el ahorro y gasto agregados, Deaton demostró con sus estudios que “el análisis de los datos individuales” de ingresos y consumo es “clave” para explicar los patrones que luego se perciben en los datos macroeconómicos.

Su análisis y su propuesta sirven para explicar la formación de capital y las magnitudes de los ciclos empresariales“, agregó el fallo.

En el último ámbito, el de cómo analizar bienestar y pobreza, la obra del galardonado destaca “cómo mediciones fiables de los niveles de consumo de hogares individuales pueden emplearse para discernir mecanismos tras la evolución económica”.

Sus estudios, añade la argumentación de la academia, apuntan que cruzando datos de hogares de forma inteligente se pueden obtener informaciones relevantes sobre temas como la relación entre la ingesta calórica y la discriminación por sexo.

Deaton, nacido en Edimburgo en 1945, es en la actualidad profesor de Economía y Relaciones Internacionales de la cátedra Dwight D. Eisenhower en la Escuela Woodrow Wilson de Asuntos Públicos e Internacionales de la Universidad de Princeton. Tiene la doble ciudadanía estadounidense y británica.

Es miembro de la Academia Británica y de la Academia Americana de las Artes y las Ciencias, así como de la Sociedad Econométrica, de la Sociedad Filosófica Americana y de la Academia Nacional de las Ciencias.

En 2012 recibió el premio Fronteras del Conocimiento que otorga la fundación BBVA.

El galardonado del Nobel de Economía recibirá un premio de 8 millones de coronas suecas (855.000 euros o 954.000 dólares).

Deaton sucede con este premio al francés Jean Tirole, que obtuvo el Nobel de Economía el año pasado por sus análisis del poder de las empresas, la competencia y su regulación.

El premio de ciencias económicas no es un Nobel como los otros, creados por el industrial sueco Alfred Nobel en 1895.

El Premio del Banco de Suecia en Ciencias Económicas en memoria de Alfred Nobel —tal su nombre oficial— fue creado por el banco central sueco en 1968.

Este es el último de los seis premios Nobel en anunciarse.

El premio de Medicina fue otorgado a tres científicos de Japón, Estados Unidos y China por su descubrimiento de fármacos para tratar el paludismo y otras enfermedades tropicales. Científicos de Japón y Canadá obtuvieron el de Física por descubrir que la partícula subatómica neutrino tiene masa y químicos de Suecia, Estados Unidos y Turquía ganaron el de Química por su descubrimiento de cómo las células reparan el ADN dañado.

La periodista de investigación bielorrusa Svetlana Alexievich ganó el premio de Literatura, mientras que el de Paz fue para el Cuarteto del Diálogo Nacional de Túnez por sus contribuciones a la democracia en el país tras la Revolución de los Jazmines de 2011, que inició la Primavera Árabe.

Los galardonados recibirán 8 millones de coronas suecas (unos 975.000 dólares) y una medalla en la ceremonia que se celebrará el próximo 10 de diciembre en Estocolmo.

Por MALIN RISING