Ecuador. Domingo 22 de enero de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

EEUU: Vuelven fuertes caídas de acciones tras años de calma

El operador Peter Tuchman trabaja en la Bolsa de Valores de Nueva York el miércoles 13 de enero de 2016. Una vez más se desplomaron el viernes 15 de enero de 2016 las acciones de Estados Unidos lo que pone fin a las primeras dos peores semanas del año en la historia. (Foto AP/Richard Drew)

NUEVA YORK (AP) — Sí, da miedo. Una vez más, el viernes se desplomaron los precios de las acciones y han caído más de 8% en sólo dos semanas, un declive sin precedentes en un inicio de año.

Publicidad

El fuerte descenso inquieta incluso más porque está muy alejado de los tranquilos y sólidos retornos que los inversionistas han disfrutado durante años. Como los vacacionistas que regresan de una cálida playa al tráfico citadino, la conmoción del cambio hace que algo ya doloroso, lo sea incluso más.

Ahora los inversionistas deben acostumbrarse, dicen los analistas.

“Durante años fue fácil”, dijo Bill Barker, gerente de cartera en Motley Fool Asset Management, cuyos tres fondos de inversión controlan como 600 millones de dólares. “No fue una muestra exacta de lo que sucede todo el tiempo en la bolsa”.

El doloroso regreso de los elevados precios sirve como un recordatorio de que invertir en acciones puede ser algo desgarrador, sobre todo si los inversionistas se enfocan en los movimientos diarios.

Eso no significa que los inversionistas no puedan ganar a plazo largo. En los últimos 12 meses, un inversionista en un fondo del índice S&P 500 ha perdido casi 5%, incluidos dividendos. Pero en cinco años, han subido un total de 60% y en 10 años, 79%.

Es sólo que los analistas predicen que continuará la volatilidad. El periodo sorprendentemente calmado desde finales de 2011 hasta el verano pasado fue anormal.

Desde 2012 hasta el verano pasado, los inversionistas disfrutaron de un mercado en donde Standard & Poor’s 500 rara vez tenía un mal día. El muy monitoreado índice cayó más de 1% con menos frecuencia que un día lluvioso en Los Ángeles, como 8% de las veces. Durante ese tiempo, el S&P 500 también evitó por completo una “corrección”, que es como le llaman los corredores a una caída prolongada de 10%.

No fue sino hasta el pasado agosto que S&P 500 llegó a su primera corrección en casi cuatro años, entre preocupaciones por la lenta economía China y la fragilidad de la economía mundial.

Lo que hace aún más insoportable la volatilidad es que muchos analistas pronostican que los retornos accionarios sean menores en este y en los próximos años que en el pasado reciente. Así que los inversionistas se enfrentan a un mayor riesgo sin la mayor recompensa.

El pronóstico de grandes oscilaciones podría motivar a algunos inversionistas a intentar cronometrar el mercado en un intento por adquirir acciones cuando van a la alza y desecharlas en las caídas. No suele ser buena idea, ni siquiera para los profesionales. Estrategas en la división de gerencia de inversión de Goldman Sachs escribieron un reciente informe que dice que es mejor ser un inversionista a largo plazo, que un corredor a corto plazo.

 

Publicidad