Ecuador. Lunes 5 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Maduro dice que Putin le brindó apoyo para vencer a las “mafias panaderas”

Vladimir Putin (Sergei Karpukhin/File-Pool Photo via AP)

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aseguró hoy que su homólogo ruso, Vladimir Putin, le brindó su apoyo para vencer a las “mafias panaderas” que, según el venezolano, operan en su país, y que se sellará un acuerdo “para garantizar todo el trigo” que necesita la nación caribeña.

Publicidad

“El presidente Putin me dijo: ‘Presidente Maduro, cuente con todo el apoyo para vencer a las mafias panaderas y a las mafias del trigo’ y así lo vamos a hacer, hay que cortarle las manos a las mafias panaderas y a las mafias del trigo que tienen al pueblo sufriendo”, comentó el gobernante venezolano.

Maduro llegó hoy proveniente de Turquía donde, junto a Putin, participó en el Congreso Mundial de Energía, y esta jornada informó sobre su viaje durante un acto en Caracas transmitido en cadena obligatoria de radio y televisión.

Señaló que con Putin también conversó sobre temas “geopolíticos del mundo” y sobre la relación bilateral, además del punto sobre el tapete que fue la estabilización del precio del petróleo y la “recuperación del mercado petrolero”.

Venezuela pasa por una severa crisis de escasez de productos básicos entre los que se cuenta la harina de trigo y, en consecuencia, el pan.

Desde hace varios meses la escena que se repite frente a las panaderías del país es una larga fila de personas que esperan poder comprar uno de los pocos panes frescos que se están produciendo en estos comercios.

El Gobierno de Maduro ha asegurado que la escasez de productos básicos se debe al acaparamiento por parte de comerciantes y productores que participan en una supuesta “guerra económica” para desestabilizar a su Gobierno.

Los representantes de la empresa privada aseguran por su parte que la crisis de escasez obedece a un mal modelo económico que desde el Ejecutivo obstaculiza la compra de materia prima pues es el Gobierno el que tiene el monopolio de la compra y venta de divisas en el marco de un control de cambio que opera desde 2003. EFE (I)

Publicidad