Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Rooney Mara debe a su tenacidad el papel de Lisbeth Salander

NUEVA YORK (AP) — Rooney Mara necesitó dos meses y medio y cinco pruebas de imagen para convertirse en el personaje de Lisbeth Salander.


Publicidad

La competencia para obtener el papel de la dura heroína de “The Girl With the Dragon Tattoo” incluía algunos de los nombres más importantes en Hollywood. El director de la cinta, David Fincher, es famoso por su atención extrema a los detalles y Mara lo vivió en su propia carne con su papel pequeño pero memorable en “The Social Network”. El director filmó su escena más larga, la tensa charla entre Mark Zuckerberg (Jesse Eisenberg) y su novia (Mara), en 99 tomas.

Para convertirse en Lisbeth, Mara tenía que demostrar que compartía su temple.

“No me podía imaginar qué haría si no lograba el papel”, dijo Mara. “No podía continuar con mi vida sin hacerlo”.

Fue su tenacidad lo que al final le hizo imponerse ante Fincher, quien en su proceso de audición inusualmente largo también consideró a Scarlett Johansson, Natalie Portman, y Carey Mulligan, entre otras.

“Lo que me hizo decir que ella era mi elección final es que no quería que le diéramos la espalda”, dijo Fincher. “Y esa cualidad indomable era muy importante para Lisbeth. Eso es lo más importante, no importa el poco peso, el cabello negro, o los tatuajes, tampoco las perforaciones, necesitaba a alguien que no fuera a detenerse y ella siguió”.

Por su esfuerzo Mara pudo hacer la película con Fincher en Suecia, ha recibido críticas favorables por su versión del personaje, interpretado primero por Noomi Rapace en las películas suecas originales, y también fue nominada a un Globo de Oro como mejor actriz dramática.

“Pasé casi un año a 100 kilómetros por hora, trabajando con adrenalina pura la mayor parte”, dijo. “Y es difícil bajarse de eso. Para alguien como yo, que realmente desea tener algo en qué enfocarse, es difícil dejar eso”.

Mara no parecería una elección natural para Lisbeth, la ruda y andrógina ciberpirata que se alía con el periodista Mikael Blomkvist (Daniel Craig) en los célebres libros de Stieg Larsson, en los que está basada “The Girl With the Dragon Tattoo”.

Mara creció en Bedford, Nueva York, en el condado rico de Westchester, es hija de Timothy Christopher Mara, un ejecutivo de los Giants de Nueva York, y sus bisabuelos fueron el fundador de los Steelers de Pittsburgh Art Rooney Sr. y el fundador de los Giants Tim Mara.

Las diferencias entre la directa y sensata Erica Albright, el personaje de Mara en “The Social Network”, y Lisbeth son enormes. Sin embargo, Mara considera a Albright “mucho más extraña” para ella que la inexpresiva punk que es Lisbeth.

El proceso de selección de actores fue muy abierto. Mara leyó muchos de los comentarios en internet, pero pasó los dos meses del proceso de audición “encerrada”, fumando, leyendo e investigando sobre el personaje, además de tratando de perder peso.

Craig no se sorprendió por el resultado. “Rooney es una mujer increíblemente brillante, inteligente y completa”, dijo el actor. “Sus prioridades son muy directas. … El hecho de que haya funcionado, y funcionó tan brillantemente en la película que todos se perderán por ella, de alguna manera lo sabíamos mientras lo hacíamos, decíamos: ‘Está bien, es genial, ¿cuál es el problema?'”

Mara coprotagonizará “Lawless” de Terence Malick, pero sigue enamorada de Fincher: “Confié en él por completo”, dijo. “Habría hecho cualquier cosa por él, quizá hasta llegar a los excesos”.