Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Desfile sobre el fin del mundo, favorito para ganar el Carnaval de Río

EFE/Luiz Eduardo Perez

Río de Janeiro, 16 feb (EFE).- Un desfile sobre las locuras que las personas harían se creyesen que el fin del mundo está previsto para el día siguiente fue el más aplaudido el domingo, en el primer día de presentaciones de las escuelas de samba del Grupo Especial de Río de Janeiro y que surge como favorito para el título del carnaval este año.


Publicidad

El desfile de la Mocidade Independente de Padre Miguel, una de las grandes escuelas que animan el carnaval de Río de Janeiro pero que no obtiene un título desde hace casi diez años, fue despedido por el público a los gritos de “campeón”.

La presentación de esta agrupación integrada por cerca de 4.000 músicos y bailarines sorprendió por el lujo de los disfraces y la creatividad de las carrozas alegóricas, algunas de las cuales iban equipadas con efectos especiales de gran impacto.

La Mocidade fue la tercera en presentarse este domingo, cuando comenzaron los desfiles de las escuelas del Grupo Especial, la considerada primera división entre los gremios carnavalescos.

Seis escuelas se presentaron anoche, la última de ellas, la Grande Río, ya con los primeros rayos del sol de este lunes iluminando el sambódromo. Otras seis escuelas desfilarán entre la noche del lunes y la madrugada del martes.

La vencedora será anunciada el miércoles de ceniza, cuando acaba el carnaval y son leídos los votos del jurado del que es considerado como el mayor espectáculo del mundo al aire libre, y las escuelas Mocidade y Salgueiro parten como las favoritas al menos en la primera noche de desfiles.

La creatividad de la Mocidade fue favorecida por el tema escogido, “Si el mundo fuese acabar, dime lo que harías si tan sólo te restase un día”, que permitió desarrollar en el sambódromo varias situaciones de personas deseando vivir sus fantasías y locuras.

Comer hasta reventar, beber hasta no conseguir levantarse, participar en orgías, salir desnudo a la calle, ir a la playa, vivir como un rey o detonar el automóvil fueron algunas de los deseos escenificados en los 700 metros de extensión del sambódromo.

Los efectos especiales, los trucos y los efectos ópticos, que el público aplaudió efusivamente, son la marca registrada del carnavalesco Paulo Barros, el director de carnaval que obtuvo los títulos de 2010, 2012 y 2014, y que la Mocidade contrató en un intento por alcanzar un trofeo que le es esquivo desde 1996.

La escuela Salgueiro, con un desfile dedicado a la culinaria del estado de Minas Gerais, hizo como siempre una presentación técnicamente perfecta y repleta de actores y personalidades famosas, y fue señalada como la favorita de la noche al lado de Mocidade.

Salgueiro, penúltima en presentarse y subcampeona del año pasado, también llevó al sambódromo un conjunto de carrozas y alegorías sorprendentes, muy bien iluminadas y con muchos efectos.

La presentación de la escuela fue ayudada por la emoción con que sus integrantes cantaron el samba a todo pulmón en el sambódromo, algo que siempre contagio al público y al jurado.

Mocidade y Salgueiro tuvieron la ventaja de desfilar cuando la fuerte lluvia que castigó a Río ya había dado una tregua y sin el aguacero que perjudicó los desfiles de Viradouro y Mangueira.

Viradouro, que este año regresó al Grupo Especial tras tres años en la segunda división, abrió las presentaciones con un desfile en el que exaltó la importancia del negro en la cultura brasileña.

El tema fue desarrollado con numerosas referencias a África, a los millones de negros que fueron traídos a Brasil como esclavos y a las conquistas alcanzadas por los negros en todo el mundo.

El aguacero no impidió que los integrantes de la agrupación ni las personalidades invitadas a desfilar, entre ellas los tenistas españoles Rafael Nadal y David Ferrer, así como el extenista brasileño Gustavo “Guga” Kuerten, atravesaran el sambódromo con gran alegría y energía.

Además de la lluvia, que estropeó algunos de los disfraces y dificultó el baile en la pista mojada, Viradouro sufrió con fallos en el sonido, que impidieron que la música interpretada por la batería (orquesta de percusión) fuera escuchada simultáneamente por todos los que estaban sambando.

Mangueira, la escuela de samba más popular de Brasil y segunda en desfilar, también se vio perjudicada por la lluvia y su presentación, dedicada a las mujeres brasileñas, pese al lujo de los disfraces y las alegorías, pecó por la falta de emoción.

Vila Isabel, con un desfile dedicado a la música clásica, mostró que estaba más preocupado con la perfección de los disfraces, que le restaron puntos el año pasado, que con la animación del público, que recibió con frialdad el desfile. La escuela superó el tiempo máximo permitido de 82 puntos, lo que puede restarle puntos a la hora de computar los votos de los jurados. EFE

El tenista español Rafael Nadal (c) toma fotografías hoy, domingo 15 de febrero de 2015, durante el desfile de la escuela de Samba Unidos do Viradouro, en el sambódromo de Río de Janeiro (Brasil), en el primer día de los desfiles de carnaval de las escuelas de samba del grupo especial. EFE/ Marcelo Sayão

El tenista español Rafael Nadal (c) toma fotografías hoy, domingo 15 de febrero de 2015, durante el desfile de la escuela de Samba Unidos do Viradouro, en el sambódromo de Río de Janeiro (Brasil), en el primer día de los desfiles de carnaval de las escuelas de samba del grupo especial. EFE/ Marcelo Sayão

Integrantes de la escuela de samba Imperio de Casa Verde, cuya comparsa seguía el lema con el samba "!Soñadores del mundo, vamos a unirnos!, durante la segunda jornada de los desfiles del Carnaval de Sao Paulo (Brasil), anoche en el sambódromo de Anhembi. EFE/Bosco Martín

Integrantes de la escuela de samba Imperio de Casa Verde, cuya comparsa seguía el lema con el samba “!Soñadores del mundo, vamos a unirnos!, durante la segunda jornada de los desfiles del Carnaval de Sao Paulo (Brasil), anoche en el sambódromo de Anhembi. EFE/Bosco Martín