Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Los 94 años del marido de la reina Isabel

Fotografía facilitada el 8 de junio de 2015 por la Marina Real inglesa que muestra al príncipe Felipe, duque de Edimburgo, saludando a bordo del HMS Ranger desde el que observa el encuentro de 200 barcos del Escuadrón Real de Cowes, Portsmouth, Reino Unido. El príncipe Felipe, duque de Edimburgo, asistio al 200 aniversario del Escuadrón Cowe. EFE/Dan Rosenbaum

El duque de Edimburgo, esposo de la reina Isabel II de Inglaterra, fue saludado hoy con las tradicionales salvas de cañón lanzadas desde diferentes puntos de Londres por parte de artilleros reales con motivo de su 94 cumpleaños.


Publicidad

El duque de Edimburgo celebró su cumpleaños en privado junto a la reina Isabel II en el palacio de Palacio de Buckingham, mientras atendían los compromisos que tenían en agenda para hoy, según informan los medios locales.

La ceremonia de las salvas de cañón tuvo lugar a mediodía en el céntrico parque londinense de Green Park, en el que la Tropa Real de Artilleros a Caballo disparó 41 cañonazos como saludo al duque.

Además, una hora después, la Honorable Compañía de Artilleros se desplazó a la Torre de Londres, donde lanzó también otra salva de 62 cañonazos para celebrar el cumpleaños del duque de Edimburgo.

Durante el cambio de guardia en el Palacio de Buckingham, la Guardia Real interpretó una versión de la canción “Cumpleaños feliz” en el patio delantero.

Felipe Mountbatten, más conocido como el duque de Edimburgo, nació el 10 de junio de 1921 en Corfú (Grecia) y se casó con Isabel II el 20 de noviembre de 1947 en la Abadía de Westminster. Y es célebre por sus meteduras de pata.

En 1967 Cuando se le preguntó si le gustaría visitar la Unión Soviética: “Me gustaría ir a Rusia mucho, aunque los cabrones asesinaron a la mitad de mi familia.” Dos años después al hablar de las finanzas de la familia real británica dijo: “Vamos a entrar en números rojos el año que viene, probablemente tendré que renunciar a polo.” En 1981 durante la recesión, reflexionó: “Todo el mundo estaba diciendo que debemos tener más tiempo libre. Ahora se quejan de que están en el paro “.

El año pasado durante una visita al Hospital Dunstable, en Luton (norte de Londres) saludó al personal médico y al hallarse delante de una enfermera filipina le dijo: “Filipinas debe estar medio vacío porque estáis todos aquí trabajando”.

La reina Isabel y el duque de Edimburgo en 1957.

La reina Isabel y el duque de Edimburgo en 1957.