Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Muere José Ruiz Mateos, símbolo de la corrupción en España

José Ruiz Mateos.

Madrid, 7 sep (EFE).- El empresario español José María Ruiz-Mateos, dueño del grupo Rumasa y protagonista de numerosos escándalos de corrupción, falleció hoy a los 84 años en el Puerto de Santa María (sur), según confirmó a Efe su abogado, Marcos García Montes.


Publicidad

Ruiz-Mateos (1931), artífice de uno de los principales grupos industriales españoles de los años setenta, Rumasa, fue expropiado en 1983 por el primer gobierno socialista de Felipe González.

Desde entonces protagonizó numerosas polémicas públicas, con huida de la justicia al extranjero incluida y entradas y salidas de la cárcel, además de enfrentamientos con los políticos socialistas.

Miembro del Opus Dei y padre de trece hijos, fundó la sociedad Rumasa, que llegó a ser el primer grupo empresarial español, para después ser expropiado por motivos de utilidad pública, al considerar el Ejecutivo que el grupo, con más de 700 empresas, estaba en quiera técnica.

Se trasladó a Londres, se convirtió en prófugo de la justicia y de regreso a España fue encarcelado, siempre negando sus responsabilidades y cuestionando la actuación judicial.

Su enfrentamiento con el Gobierno y su negativa a aceptar la expropiación de sus empresas le granjeó los apoyos suficientes para ser elegido diputado del Parlamento Europeo (1989-1994).

Ruiz-Mateos reapareció en el mundo empresarial con un nuevo “holding” familiar, Nueva Rumasa, que de nuevo se vio involucrada en escándalos de financiación y gestión, hasta que el grupo se declaró insolvente en 2011.

En ese mismo año, la familia Ruiz-Mateos anunció la venta de la mayoría de las empresas de Nueva Rumasa y se produjo una división en la familia acerca de la estrategia a seguir.

La muerte de Ruiz-Mateos pone fin a una historia de auténtico enredo personal, familiar y mediático. EFE