Ecuador. Viernes 9 de diciembre de 2016
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Astros de “Rules Don’t Apply” aprenden de Warren Beatty

Foto: nochedecine.com

LOS ANGELES (AP) — En el centro de la película “Rules Don’t Apply” de Warren Beatty hay un amor prohibido entre un par de jóvenes ingenuos criados a la manera tradicional, que acaban de dejar el nido y están metidos en el caprichoso mundo de Howard Hughes y el Hollywood de 1958.

Publicidad

Como representantes lejanos de los inicios del mismo Beatty en Hollywood, Lily Collins interpreta a la inocente aspirante a actriz Marla Mabrey, una reina de belleza bautista que es una de las muchas actrices contratadas por Hughes, y Alden Ehrenreich da vida al ambicioso Frank Forbes, que comienza como chofer de Hughes y “sus chicas”.

Los dos jóvenes actores se reunieron recientemente para discutir las singularidades de trabajar con Beatty y cómo las decisiones personales y profesionales de éste han influido en sus vidas.

AP: ¿Cómo se conocieron?

ALDEN EHRENREICH: Nos conocimos en el contexto de Warren. No nos conocíamos de antes, pero crecimos en la misma ciudad y teníamos muchos conocidos en común. Nuestras mamás se conocían.

LILY COLLINS: Es realmente extraño que nunca nos hayamos cruzado hasta que Warren nos reunió finalmente en el mismo cuarto.

AP: ¿Sus madres se conocían?

COLLINS: A través del Club de Mujeres de Beverly Hills. Ambas solían estar en la junta.

EHRENREICH: No sabía que mi mamá estaba en la junta.

En esta foto del 11 de noviembre del 2016, Lily Collins y Alden Ehrenreich, miembros del elenco de "Rules Don't Apply", posan para un retrato en el hotel Four Seasons en Los Angeles. (Foto por Chris Pizzello/Invision/AP)

En esta foto del 11 de noviembre del 2016, Lily Collins y Alden Ehrenreich, miembros del elenco de “Rules Don’t Apply”, posan para un retrato en el hotel Four Seasons en Los Angeles. (Foto por Chris Pizzello/Invision/AP)

COLLINS: Sí, estaban juntas en el Club de Mujeres, y creo que había otro club en Beverly Hills, y solían pasar tiempo juntas organizando eventos y hablando constantemente de sus hijos. De hecho conocí a tu mama en uno de esos eventos. ¡Recuerdo haber escuchado de su famoso Alden!

AP: ¿Tuvieron alguna piedra de toque — sea un miembro de su familia o del cine — durante el rodaje de la película?

EHRENREICH: Yo crecí viendo todas estas películas viejas, así que simplemente estaba en mi ADN. Por eso quise ser parte de esta película por tanto tiempo, porque pensé que era mi mejor oportunidad para ser parte de algo así.

COLLINS: Mi abuela fue bailarina durante ese periodo. Ella ya no vive, pero recuerdo sus viejas fotos. Ella tenía muchas de las mismas imágenes que muchas de las chicas de Hughes tenían en sus fotos, así que las miraba como para emular su gracia y cómo se desenvolvía. Por lo demás vi películas viejas e internalicé la esencia de aquellas mujeres y leí capítulos sobre las chicas que Hughes trajo de distintos estados.

AP: ¿Tienen alguna historia favorita de Warren Beatty?

COLLINS: Creo que el modo en que lo conocí y el modo en que llegué a asociarme con el proyecto fue raro. Estaba haciendo peinado y maquillaje para un estreno mío y mi agente me llamó y me dijo “Toma este número, Warren Beatty quiere que lo llames a su casa”, lo que fue extraño y loco y raro. Así que lo llamé a su casa y las primeras palabras que salieron de su boca fueron “¡Te dije que nunca me llamaras a mi casa!”. Entonces dijo, “Sólo bromeaba, ¡hola!”. Eso marcó el tono de toda una experiencia que fue orgánica pero también lo menos convencional que haya hecho.

EHRENREICH: Yo pasé cinco años almorzando y cenando con él y tengo tantos momentos diferentes. Recuerdo que una vez, como dos o tres años después que lo conocí, él puso a alguien a leer para el filme y yo no sabía si tendría o no un papel, pero una vez que él hizo leer a esta persona, sentí que se fijó más en él. Así que una noche después de cenar le pregunté si podía leer una de las escenas sin saber si estaría en la película o lo que iba a ocurrir, con sinceridad. Fuimos de vuelta a su casa y leímos la escena de (Forbes y Hughes) en el muelle. Terminamos leyéndola nueve veces esa noche. Recuerdo que me fui pensando, bueno, si la película no se da o no termino siendo seleccionado para la película, me voy con esta experiencia.

AP: ¿Qué más te llevas de esto?

EHRENREICH: Para mí es la educación que recibí de Warren. El entender cómo tomó las decisiones que tomó en su propia vida, cómo se apegó a sus propias convicciones e hizo las cosas exactamente de la manera que quería.

AP: Él fue uno de los primeros actores que se sentó en la silla de director. ¿Les atrae esto?

COLLINS: Me gustaría poder desempeñar tantos roles a la vez como él algún día. Aprender de él fue una oportunidad enorme. Él fue uno de los primeros en hacer todo eso al mismo tiempo cuando los actores eran solo actores. Además, ¿ver a su esposa (Annette (Bening) tener la increíble carrera que tiene, pero también esta increíble familia, con hijos tan intelectuales, bondadosos e ingeniosos? El ver que se pueden tener ambas cosas es increíble, porque yo quiero las dos y esto demuestra que se puede.”

(E)

Publicidad