Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Evo posesiona nuevos ministros y llama al diálogo. Paro no se detiene

Los nuevos ministros de Gobierno, Wilfredo Chávez, y de Defensa, Rubén Saavedra, juran al asumir su cargo anoche, martes 27 de septiembre de 2011, en La Paz. El presidente de Bolivia, Evo Morales, nombró hoy a Chávez y Saavedra, para reemplazar a los ministros que dimitieron tras la violenta represión policial de una marcha indígena.


Publicidad

El ministro de Gobierno Sacha Llorenti renunció horas antes a su cargo, con lo que se sumó a la ministra de Defensa y a otras tres altas autoridades que dimitieron por la misma razón.

Poco después, el presidente Evo Morales tomó juramento a los nuevos ministros. Rubén Saavedra asumió como Ministro de Defensa en lugar de Cecília Chacón, quien también renunció la víspera por no estar de acuerdo con el accionar de la policía. Saavedra era director de la Dirección Estratégica de Reivindicación Marítima desde marzo pasado.

En el cargo de Llorenti el mandatario boliviano posesionó a Wilfredo Chávez, que fungía como viceministro de Coordinación Gubernamental.

En el acto Morales agradeció la gestión de Llorenti y convocó a los sectores a dialogar para llegar a una solución.

Por la mañana, dimitieron también la directora de Migración María René Quiroga y el viceministro de Gobierno Marcos Farfán, a quien Llorenti responsabilizó de la violencia policial contra los indígenas.

También dimitió de su cargo Roxana Liendo, Coordinadora General del Sistema de Información y Seguimiento a la Producción y Precios de los Productos Agropecuarios, SISPAM, dependiente del Ministerio de Desarrollo Rural.

“Doy un paso al costado con la humilde afán de que la verdad con el proceso revolucionario avance con mayor rapidez… Esta decisión ha sido aceptada por el presidente Evo Morales”, dijo Llorenti en rueda de prensa horas antes.

Explicó que no deja su cargo “porque el barco se está hundiendo” sino para que se realice un investigación sobre la fuerte intervención policial del pasado domingo, que desarticuló la marcha indígena que protestaba por la intención del gobierno de construir una carretera que atravesaría el Territorio Indígena del Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS).

Aún después de la renuncia de Llorenti, tras los pedidos de varios sectores sociales, la Central Obrera Boliviana (COB), el sindicato más grande de trabajadores, ratificó el paro de 24 horas convocado para el miércoles a nivel nacional. El dirigente de la COB, Pedro Montes, criticó el accionar del gobierno y dijo que no es suficiente la renuncia de Llorenti. Mientras tanto, la concentración indígena se rearticulaba en la región norteña de Beni para continuar con su marcha.

La prensa es la culpable

Morales ha culpado de la crisis a la prensa, a la que llamó”el mejor opositor” a su gobierno, en un discurso pronunciado en la ceremonia de posesión de los reemplazos de dos ministros que renunciaron tras la violenta represión policial a una marcha indígena.

Morales recriminó el tratamiento noticioso que algunos medios le dieron a la cobertura de la brutal represión policial contra indígenas amazónicos que rechazaban con una marcha un proyecto para construir una carretera que iba a afectar su hábitat.

“Algunos medios sólo sirven para mentir, mentir y mentir”, pero el pueblo sabe “qué medios pueden decir la verdad y cuáles mienten”, señaló el mandatario al mencionar por sus nombres a una emisora católica y a un diario de La Paz.

No tengo ningún miedo para decirlo: “el mejor opositor que tiene Evo Morales son los medios de comunicación. Y también vamos a librar esa batalla, de la verdad frente a la falsedad”, machacó.

“Anoche algunos medios decían que hay nueve muertos, otros comentaristas decían que hay una masacre, de que hay un niño muerto. Quiero decir a esos medios: ¿dónde está el niño muerto, fallecido, cómo se llama, dónde se ha velado, cómo se llaman sus padres?”, protestó el mandatario.

Reportes policiales y del defensor del Pueblo, Ricardo Villena, afirman que no existen fallecidos por la represión policial, pero dirigentes indígenas e incluso la Conferencia Episcopal de Bolivia señalaron un niño y una anciana indígenas muertos. Ambas versiones fueron recogidas por los medios bolivianos.

Meter la mano en la justicia

El mandatario boliviano se encuentra en una débil posición en un momento crucial debido a la cercanía de la realización de unas inéditas elecciones para escoger jueces y magistrados.

El 16 de octubre, Bolivia realizará por primera vez y bajo lineamientos de la Constitución promovida por el actual gobierno, las elecciones de jueces y magistrados por voto popular y pondrán en juego la fortaleza de Morales ante una creciente campaña de la oposición que quiere convertir los comicios en un plebiscito sobre la gestión presidencial.

Morales arrasó en cinco votaciones desde que fue elegido a finales de 2005, pero su popularidad cayó desde enero pasado tras un fallido intento de aumentar el precio de los combustibles que desató duras protestas y le obligó a derogar la medida.

En septiembre su aprobación fue del 37%, la más baja desde febrero (32, y muy lejos del 70% con que inició su segundo mandato en 2010.