Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Romney, tildado de “capitalista buitre”, da dinero a una mujer en un mitin

Washington, 15 ene (EFE).- El aspirante favorito a la candidatura presidencial republicana, Mitt Romney, acusado por algunos de sus competidores de haber sido un “capitalista buitre”, dio anoche de su bolsillo unas decenas de dólares a una mujer con problemas económicos, según informó hoy el diario The Washington Post.


Publicidad

En el curso de su campaña para la elección primaria que se realizará en Carolina del Sur el próximo sábado 21, Romney se encontró con Ruth Williams, de 55 años, quien le dijo que había perdido su empleo en octubre y tenía dificultades para pagar sus cuentas.

Según el diario y una reportera de la cadena ABC de televisión en Sumter, quien fue testigo del gesto aunque no grabó imágenes, el exgobernador de Massachusetts, que ha hecho fortuna con una firma de inversiones, le dio a Williams 50 ó 60 dólares.

Después de sus victorias en los caucus de Iowa, el 3 de enero, y en las primarias de Nuevo Hampshire una semana más tarde, al menos dos de los cinco rivales de Romney han denunciado el hecho de que éste ganó millones de dólares con la adquisición y reorganización de empresas al borde de la quiebra, proceso que implica despidos de trabajadores, y la venta a lucro de esas mismas firmas.

Romney, de 65 años de edad, fue primero ejecutivo de la firma de inversiones Bain & Company y luego fundador y presidente de su filial Bain Capital que este año, y con activos de 29.000 millones de dólares, figura en séptimo lugar entre las diez mayores firmas de inversión privadas en Estados Unidos.

La fortuna que Romney hizo en ese negocio le permitió pagarse las campañas de su carrera política.

El método de operación de Bain Capital es el típico de una firma de capital-inversión: la atracción de inversionistas para la compra de empresas con problemas financieros, la oferta a los ejecutivos de esas compañías de porciones sólidas del capital accionarial, la reorganización de operaciones, que en muchos casos significa el despido de trabajadores, y la venta de las entidades una vez que se tornan lucrativas.

Romney, que después de inversionista fue gobernador del estado de Massachusetts, ha recurrido durante la campaña a la consigna de que sabe mejor que nadie cómo crear puestos de trabajo para los estadounidenses, y que de hecho creó más de 170.000 siendo gobernador.

Pero uno de los rivales de Romney en esta campaña de primarias, el gobernador de Texas, Rick Perry, le ha recordado su pasado en Bain Capital y se ha referido a su método como “capitalismo buitre”, distinto según Perry al verdadero capitalismo creativo y productivo.

Otro de los rivales, el expresidente de la Cámara de Representantes Newt Gingrich, dijo que “quienes creen que la meta de la inversión es el fomento de la empresa privada y la creación de empleos encontrarán difícil justificar que los ricos encuentren vías astutas para saquear una compañía, dejando atrás a 1.700 familias sin empleo”.

Tanto Perry como Gingrich esperan que éste sea el argumento que les permita detener el ímpetu de Romney en la próxima etapa de la campaña: la elección primaria del 21 de enero en Carolina del Sur, un estado afectado por los cierres de fábricas en reorganizaciones “a la Bain”.

Hoy el Post recuerda que los candidatos presidenciales a menudo escuchan durante sus campañas historias de miseria e infortunio personal, pero subraya, “rara vez responden sacando dinero del bolsillo para ayudar al votante a pagar sus facturas”. EFE