Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Rebeldes sirios tratan de tomar aldea cristiana

Siria (AP) — El ruido de la artillería reverberó el jueves en una aldea predominantemente cristiana al norte de Damasco mientras efectivos del gobierno y rebeldes vinculados con al-Qaida batallaban por el control del santuario, ubicado en las montañas.


Publicidad

Los ataques estilo guerrilla contra la villa de Maaloula, uno de los pocos lugares del mundo donde todavía se habla arameo, subrayó los temores entre las minorías religiosas del papis sobre la fuerza cada vez mayor de extremistas entre los que combaten en la guerra civil por derrocar el régimen del presidente Bashar Assad.

Los combates ocurren en momentos que el presidente Barack Obama presiona al Congreso para que lo autorice a atacar militarmente al régimen de Assad, y mientras el presidente llegaba a la cumbre económica del G-20 en Rusia, que probablemente quede abrumada por los acontecimientos en Siria.

Los combates en Maaloula, una pintoresca villa de unos 3.300 habitantes en lo alto de las montañas, comenzaron el miércoles cuando extremistas del grupo Jabhat al-Nusra se abalanzaron contra el poblado después que un atacante suicida realizó un atentado contra un punto de control del ejército a la entrada del lugar.

El grupo —que está en la lista de organizaciones terroristas del Departamento de Estado norteamericano— es una de las fuerzas de combate más efectivas entre las fuerzas rebeldes. El atentado suicida provocó combates que han aterrorizado a los vecinos de la villa, famosa por dos de los monasterios más antiguos del país, Mar Sarkis y Mar Tecla.

Un video publicado en internet muestran a rebeldes en las calles, algunos disparando ametralladoras pesadas desde camiones en dirección a las montañas circundantes. El video parecía auténtico y ofrecía información similar a la de la cobertura de la AP sobre los combates.

Varios vecinos dijeron el miércoles que los rebeldes tomaron el control del hotel Safir, en la cima de una montaña, y estaba disparando contra el poblado.

Rami Abdul-Rahman, director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, dijo que a pesar de la fuerte presencia del ejército en la villa, los rebeldes usaron tácticas guerrilleras y en cierto momento patrullaron las calles a pie y en vehículos, rodeando brevemente una iglesia y una mezquita antes de marcharse a primeras horas del jueves.

Los fuertes combates alrededor de la aldea, que la UNESCO tiene en su lista de lugares potenciales para ser declarados Patrimonios de la Humanidad, continuaron durante el jueves con fuego de artillería.

“Las piedras se estremecen”, dijo una monja del monasterio Santa Tecla. “No sabemos si los rebeldes de han marchado, nadie se atreve a salir”.

Los aterrorizados vecinos esperaban que los rebeldes regresaran al hotel Safir, dijo, y agregó: “Viven allí ahora”.

La monja habló con la AP a condición de no ser identificada por temor a represalias.

Al-Mayadeen TV, una televisora libanesa que tiene un equipo que acompaña al ejército sirio, transmitía en vivo desde la zona el jueves por la noche y en las imágenes se veía una columna de humo detrás del hotel, lo que sugería que los militares lo estaban atacando con artillería.

La monja dijo que unas 100 personas de la villa se refugiaron en el convento, que ella ayuda a dirigir. Los 27 huérfanos que viven en el lugar fueron trasladados a cuevas cercanas “para que no se asusten”, dijo.

El presidente sirio Bashar Assad (centro) con su esposa, Asma (centro izquierda) comparten la mesa con huérfanos cristianos en el Convento de Santa Tecla en Maaloula, unos 60 kilómertros al noreste de Damasco, en una imagen de 27 de abril de 2008. (Foto AP/Bassem Tellawi, Archivo)

El presidente sirio Bashar Assad (centro) con su esposa, Asma (centro izquierda) comparten la mesa con huérfanos cristianos en el Convento de Santa Tecla en Maaloula, unos 60 kilómertros al noreste de Damasco, en una imagen de 27 de abril de 2008. (Foto AP/Bassem Tellawi, Archivo)