Ecuador. miércoles 13 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

El combate contra el EI y el ébola centran la agenda de Obama en la ONU

Barack Obama (Foto AP/Charles Dharapak)

Washington, 22 sep (EFE).- El presidente de EE.UU., Barack Obama, ultima hoy su agenda con motivo de la Asamblea General de la ONU, una cita que considera clave para dar forma a la coalición mundial contra el Estado Islámico (EI), potenciar la lucha contra el ébola en África Occidental e impulsar las políticas de cambio climático.


Publicidad

Obama llega este martes a Nueva York para participar en la cita anual de la ONU con un tono muy diferente al del año pasado, cuando proclamó en su discurso ante la Asamblea General que su Gobierno había puesto fin a la “guerra perpetua” que marcó la década anterior y que una acción militar en Siria no llevaría a la “paz duradera”.

El mandatario estadounidense, que intervendrá este miércoles ante los jefes de Estado y de Gobierno del mundo, ha emprendido una “guerra” contra el EI, con más de 170 bombardeos en Irak y la promesa de atacar pronto al grupo yihadista también en Siria.

Según la Casa Blanca, el principal objetivo de la visita de Obama será definir más claramente los contornos de la coalición internacional impulsada por Estados Unidos contra el EI.

“Somos optimistas de que (Obama) seguirá recibiendo el tipo de respuestas que hemos obtenido hasta ahora para construir una coalición contra el EI”, dijo hoy el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, en su conferencia de prensa diaria.

Hasta ahora, EE.UU. ha logrado el apoyo de más de 40 países, pero no ha aclarado los roles que tendrán en la coalición, donde además del plano militar habrá esfuerzos para presionar financieramente al EI, contrarrestar su propaganda y evitar que reclute nuevos combatientes extranjeros.

Ese último objetivo centrará el miércoles una reunión extraordinaria del Consejo de Seguridad de la ONU presidida por Obama, que encabeza por segunda vez una reunión de ese órgano.

Estados Unidos confía en aprobar por unanimidad en esa reunión una resolución vinculante que llamaría a todos los países a adoptar leyes para procesar a aquellos ciudadanos que viajen al extranjero para participar en “actos terroristas”.

Estados Unidos calcula que unos 15.000 combatientes extranjeros se han unido a las filas del EI en Irak y Siria, entre los que hay alrededor de 2.000 europeos y 100 estadounidenses.

La Casa Blanca cree que algunos de esos 100 combatientes de su país han regresado ya a EE.UU., algo que tiene en vilo a la inteligencia estadounidense porque el EI ha instado a matar a los ciudadanos de los países que se han sumado a la alianza en su contra.

La necesidad de reunir apoyos para la coalición puede llevar durante la Asamblea General a conversaciones con países frontalmente enfrentados con EE.UU. en otras áreas, como Irán y Rusia.

“Creo que hay una oportunidad para que podamos demostrar algo de cooperación y coordinación entre EE.UU. y Rusia (respecto al EI) pese a nuestras diferencias en Ucrania”, indicó hoy Earnest.

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, telefoneó este domingo al ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, para hablar sobre Siria, y se espera que haya más contactos entre ambos Gobiernos a lo largo de la semana, según fuentes diplomáticas.

En cuanto a Irán, la Casa Blanca no tiene programada por el momento una reunión bilateral entre Obama y el presidente iraní, Hasán Rohaní, una posibilidad que planeó sobre la Asamblea General de la ONU en 2013 y desembocó en una histórica conversación telefónica, la primera a nivel presidencial en más de 30 años.

No obstante, Kerry se reunió este domingo en Nueva York con el ministro de Exteriores iraní, Mohamad Yavad Zarif, y conversó con él sobre el EI y las negociaciones nucleares entre Irán y Occidente, que continuarán esta semana en paralelo a la Asamblea General.

Al llegar a Nueva York el martes, Obama intervendrá en la Cumbre del Clima de la ONU, donde se espera que presente como un modelo para otros países su plan para reducir en un 30 % las emisiones de carbono de las centrales eléctricas de EE.UU. antes de 2030; y después dará un discurso en la reunión de la Iniciativa Clinton.

El miércoles, después de su discurso en el pleno de la Asamblea General y la sesión del Consejo de Seguridad sobre el EI, Obama copresidirá, junto al presidente de México, Enrique Peña Nieto, un acto de la Sociedad de Gobierno Abierto, una iniciativa lanzada por EE.UU. en 2011, para luchar contra la corrupción en los Gobiernos.

El jueves, Obama intervendrá en una reunión de alto nivel convocada por el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, sobre la epidemia de ébola en África Occidental.

Una semana después de anunciar el envío de 3.000 militares a esa región y la creación de un mando de coordinación en Liberia, Obama espera cosechar durante esa sesión “compromisos de otros países en la lucha global contra el ébola”, tanto económicos como de personal y equipos, según fuentes de la Casa Blanca. EFE