Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Prorrusos dicen que mataron unos tres mil soldados de Ucrania en Debáltsevo

Separatistas prorrusos esperan a su transporte mientras se preparan para partir hacia el frente, en la localidad de Vergulivka, justo a las afueras de Debaltáseve, en el este de Ucrania, el 13 de febrero de 2015. (Foto AP/Maximilian Clarke)

Donetsk (Ucrania), 18 feb (EFE).- Unos tres mil soldados ucranianos han muerto en Debáltsevo en combates con las milicias prorrusas, informó hoy Eduard Basurin, subjefe del mando militar separatista en Donetsk.


Publicidad

“Estimábamos que en el cerco se encontraban unos 10.000 soldados ucranianos, de los que 3.000 han sido eliminados”, dijo Basurin a la prensa local.

Según fuentes ucranianas, una columna de tropas gubernamentales fue atacada hoy por tanques prorrusos cuando procedía a abandonar esa ciudad, cruce de caminos entre los principales bastiones prorrusos de Donetsk y Lugansk.

Basurin hizo estas declaraciones poco después de que Kiev ordenara a sus tropas que abandonaran Debáltsevo, localidad que fue hostigada por las fuerzas insurgentes durante las últimas semanas.

El presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, dijo hoy antes de partir en avión hacia la zona de conflicto para reunirse con esas tropas que había dado el martes la orden de replegarse de Debáltsevo.

En caso de que se confirme el número de bajas, éste sería el mayor revés para el Ejército ucraniano desde el estallido de la sublevación armada en las regiones de Donetsk y Lugansk en abril pasado.

Según el presidente ucraniano, “las unidades salieron de manera ordenada, con todo su armamento, con carros de combate, blindados, piezas de artillería y vehículos de transporte”, lo que demuestra, según dijo, que las tropas no estaban cercadas, como aseguraban los separatistas y la propia Rusia.

Mientras, los rebeldes mantienen que las tropas gubernamentales pudieron abandonar el cerco sólo después de que se comprometieran a deponer las armas y de que sus milicianos les abrieran un corredor. EFE