Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Humala dice que respuesta chilena no satisface la demanda peruana

El presidente de Perú Ollanta Humala saluda después de pronunciar un discurso en el Congreso en el día de la Independencia en Lima, Perú, el domingo 28 de julio del 2013. (AP Foto/Karel Navarro)

Lima, 4 mar (EFE).- El presidente de Perú, Ollanta Humala, declaró hoy que la respuesta dada ayer por el Gobierno de Chile a la nota de protesta enviada por Lima sobre un caso de presunto espionaje “no satisface la demanda peruana”.


Publicidad

En declaraciones a los periodistas, Humala dijo que “vamos a evaluar esta situación para dar una respuesta enérgica” y remarcó que van “a actuar con prudencia, pero la respuesta que ha dado Chile no satisface la demanda peruana”.

La Cancillería de Perú informó ayer que había recibido la respuesta chilena a la nota de protesta enviada por Perú el 20 de febrero, en la que pedía una investigación sobre la denuncia de presunto espionaje abierta en Perú a tres suboficiales de la Marina de Guerra.

Humala dijo que se reunirá en las próximas horas con el canciller, Gonzalo Gutiérrez, para evaluar la respuesta que darán a la reacción del Gobierno chileno.

Gutiérrez había reiterado ayer que el Gobierno peruano esperaba una respuesta constructiva, clara y precisa sobre la denuncia porque contaban con información que confirmaba fehacientemente el espionaje a favor de Chile.

El fuero militar peruano ha abierto un proceso por los delitos de traición a la patria, infidencia y desobediencia al analista de información de inteligencia Alfredo Marino Domínguez Raffo, al operador de comunicaciones Johnny Richard Pilco Borja y al técnico Alberto González, de la Marina de Guerra.

Los suboficiales fueron captados en 2011 y 2006 por presuntos empresarios pesqueros italianos que eran, en realidad, oficiales de la Armada de Chile, y a los que entregaron información clasificada e imágenes encriptadas, de acuerdo a las investigaciones realizadas en Perú.

Humala declaró recientemente que la Marina ha entregado las evidencias de los delitos y que esa información fue enviada a las autoridades chilenas, incluida la identidad de los supuestos militares chilenos implicados.

El canciller chileno, Heraldo Muñoz, confirmó ayer que el Gobierno de la presidenta Michelle Bachelet conoce las pruebas que tiene Perú y que está en conocimiento de quiénes son los implicados, pero evitó comentar la nota diplomática por la reserva del caso.

El Gobierno chileno “no ampara, no realiza actividades de espionaje en otros países y menos lo acepta en nuestro territorio”, declaró Muñoz en sus primeras reacciones a la denuncia, en febrero pasado.

El ministro chileno pidió ayer, a los periodistas de su país, tener la seguridad de que “vamos a responder (la nota peruana) con seriedad, con serenidad y tratando siempre mirando al horizonte de preservar el buen clima por el cual está pasando la relación entre Perú y Chile hasta este momento”.

Tras la presentación de la nota de protesta peruana, ambos países han llamado a sus respectivos embajadores a consulta.

El presidente peruano declaró el lunes que su Gobierno “va a ser firme porque la dignidad del país no tiene precio”.

Humala señaló que el caso de presunto espionaje que se detectó en el cuerpo de la Marina de Guerra se produjo en un contexto “de batalla jurídica que no puede pasar desapercibido”, en referencia al litigio por límites marítimos que ambos países sostuvieron entre 2008 y 2014 en la Corte de Justicia de La Haya (CIJ).

Al respecto, el gobernante destacó que se haya ejecutado inmediatamente el fallo de la CIJ que definió en enero de 2104 el limite marítimo entre ambos países. EFE