Ecuador. lunes 18 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Inglaterra conmemora el final de la Segunda Guerra Mundial

La reina Isabel II saluda a Robert Hucklesbury, veterano de la Segunda Guerra Mundial, en la iglesia St Martin-in-the-Fields Church en Londres durante un oficio conmemorativo del 70 aniversario del fin de la guerra con Japón. (Arthur Edwards/Pool Foto via AP)

LONDRES (AP) — Veteranos con sus condecoraciones, algunos con la bandera británica sobre sus sillas de ruedas, desfilaron por el centro de Londres el sábado en conmemoración del 70 aniversario de la victoria sobre Japón y el fin de la Segunda Guerra Mundial.


Publicidad

La lenta caminata de los ancianos recordó los sufrimientos y la victoria final de la campaña asiática, que duró cuatro años y medio. Miles de personas los aplaudían al pasar.

Fue el final conmovedor de una jornada de ceremonias y recordación. La reina Isabel II asistió a un oficio matutino en la iglesia St. Martin-in-the-Fields, cerca de la emblemática plaza Trafalgar.

Algunos llevaban las condecoraciones obtenidas por sus padres y abuelos, en señal de orgullo y recordación por parte de quienes sienten que el país, por dar mayor importancia a la guerra contra la Alemania nazi, no recuerda como corresponde la guerra en Asia.

“Creo que es muy importante para los veteranos porque siente que los tratan como un ejército olvidado”, dijo Pauline Simpson, del comité organizador. “Sus camaradas en Europa regresaron en mayo de 1945 y fueron recibidos con grandes festejos. Adicionalmente, para mucha gente fue el fin de la guerra, pero muchos hombres que seguían en cautiverio en el Lejano Oriente ni siquiera sabían que la guerra había terminado. Adicionalmente, empezaron a regresar apenas tres o cuatro meses después”.

Se cantaron himnos clásicos británicos durante el oficio vespertino en que efectivos en actividad de las fuerzas armadas rindieron homenaje a sus predecesores.

El príncipe Carlos y el primer ministro David Cameron colocaron ofrendas florales. Un clarín tocó a silencio y muchos enjugaron lágrimas. (I)

Por DANICA KIRKA