Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Matan a gran elefante en Zimbabue mediante caza legal

HARARE, Zimbabue (AP) — La agencia nacional de parques de Zimbabue confirmó el sábado la muerte de un elefante en una cacería legal, alegando que este tipo de cazas son una fuente de ingresos para comunidades pobres que viven junto a los parques nacionales. Sin embargo, conservacionistas se mostraron furiosos por la caza de un elefante que se decía era uno de los más grandes en África.


Publicidad

El elefante fue cazado por un “cliente extranjero” en un área de safaris junto al Parque Nacional de Gonarezhou, en el este de Zimbabue, dijo la agencia de parques en una declaración el sábado.

La nueva controversia se produce después que la caza en julio de un conocido león llamado Cecil desatara una ola internacional de indignación. Al menos 40 elefantes fueron envenenados con cianuro en la mayor reserva de animales del país, el Parque Nacional de Hwange National Park, este mes.

El elefante fue muerto en el área del Safari Malipati, donde la cacería legal provee fondos para comunidades rurales pobres que viven cerca de os parques, dice la agencia de parques.

“Esas cacerías son importantes para asistir a comunidades en el área circundante. Las comunidades se benefician de los ingresos generados por proyectos basados en la fauna, incluso cacerías en el área”, dijo la declaración.

El elefante fue cazado el 7 de octubre y sus colmillos pesaban 55 kilogramos (121 libras) y 54 kilos (119 libras), de acuerdo con la agencia de parques.

“Es un trofeo de primera”, dijo el presidente de la Asociación de Cazadores y Guías Profesionales, Louis Muller. “Algunos cazadores pueden regresar a Zimbabue cada año durante 30 años y gastarse un millón de dólares en ese período con esperanzas de matar a un animal así”.

Muller dijo que el hecho de que el elefante vivió tanto tiempo como para tener colmillos tan grandes demuestra que los esfuerzos de conservación en Zimbabue están dando resultados. (I)

Por FARAI MUTSAKA, Associated Press