Ecuador. viernes 15 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Assange, ¿el violador de qué?

Por Héctor Abad Fasciolince
Bogotá, Colombia

Dice el gobierno británico que Julian Assange no está siendo perseguido por delitos políticos sino por un delito común, por una agresión sexual en Suecia, donde se acostó dos veces con dos mujeres que aceptaron dormir con él, las cuales querían acostarse una sola vez y no dos veces, y no sin condón sino con condón. No digo que Assange no haya actuado mal en esta guerra de sábanas (en caso de ser verdad lo que se dice), pero no me parece que un delito de esta naturaleza merezca la amenaza de irrumpir en la Embajada ecuatoriana en Londres.

Por Héctor Abad Fasciolince
Bogotá, Colombia


Publicidad

Dice el gobierno británico que Julian Assange no está siendo perseguido por delitos políticos sino por un delito común, por una agresión sexual en Suecia, donde se acostó dos veces con dos mujeres que aceptaron dormir con él, las cuales querían acostarse una sola vez y no dos veces, y no sin condón sino con condón. No digo que Assange no haya actuado mal en esta guerra de sábanas (en caso de ser verdad lo que se dice), pero no me parece que un delito de esta naturaleza merezca la amenaza de irrumpir en la Embajada ecuatoriana en Londres. ¿Para qué lo harían? ¿Por qué tanto celo ante un delito sexual? ¿Para proteger la seguridad de las secretarias de la Embajada, amenazadas por el peligroso sátiro? Al parecer las autoridades ecuatorianas en Londres no están angustiadas por los ímpetus reproductivos de Assange. Y tengo la impresión de que las británicas tampoco.

Que Ecuador esté protegiendo a un violador de mujeres es mentira. Que Gran Bretaña y Suecia estén pidiendo que se les entregue un violador, es mentira. Y no sólo es mentira, es ridículo y hasta el más ingenuo se da cuenta de que a Assange lo quieren tener en sus manos la justicia británica, sueca y norteamericana por las filtraciones de Wikileaks y no porque le guste hacer el amor sin preservativo. Y lo que Suecia quiere hacer con él, muy probablemente, es enviarlo a Estados Unidos, según normas de extradición expeditas de este país. Lo del delito sexual es un pretexto; incluso más que un pretexto, un montaje, pues Ecuador le ha dicho a Suecia que puede interrogar a Assange en la Embajada y que lo entregan si no lo extraditan. Lo que Estados Unidos quisiera es darle un castigo ejemplar al hombre que consiguió filtrar miles de secretos de su servicio diplomático. Es un mensaje al mundo: para que no se les ocurra volver a meterse con sus secretos de Estado.

No debemos olvidar lo que fue Wikileaks: un grupo de hackers independientes ahora desmantelado por la persecución, el miedo y la falta de plata. Wikileaks, de hecho, ya no existe: inducidos por los gobiernos occidentales, PayPal, Visa, MasterCard, Amazon, etc. han suspendido la posibilidad de que los simpatizantes la financien; también les han cerrado el acceso a numerosos portales y programas en internet; se han redactado leyes que prohíben publicar el contenido de sus archivos filtrados; han amedrentado a sus activistas y, sobre todo, han tratado a uno de sus principales aliados como si fuera un terrorista de Bin Laden. El soldado Bradley Manning (el hombre que habría filtrado buena parte de los cables del Departamento de Estado a Wikileaks), un ciudadano americano, lleva más de 800 días aislado y sin juicio, durmiendo desnudo y sin poder ver a nadie, como un prisionero de Guantánamo. Esto es una advertencia para los miembros de Wikileaks: así los trataríamos si cayeran en nuestras manos.

Los objetivos de Wikileaks eran y siguen siendo loables: denunciar la corrupción por parte de gobiernos autoritarios y los horrores cometidos por Occidente en sus “guerras humanitarias”. En esta actividad, por ejemplo, filtraron documentos de negociados sucios entre trasnacionales y el gobierno de Kenia; publicaron videos de graves violaciones a los derechos humanos durante la invasión a Irak; publicaron cables sobre torturas en Egipto. Muchos actos reprobables no se conocerían si no fuera por las filtraciones de Manning. Y Manning las filtró porque creía que esta verdad se debía conocer.

Es cierto que el régimen ecuatoriano no es un ejemplo en la protección de la libertad de prensa. Correa usa este episodio para lavarse una cara que no tiene limpia. Pero así esté actuando por cálculo e interés, el resultado es bueno pues el activista australiano merece protección. Assange no es un violador sexual; es un violador de los secretos más sucios de los gobiernos y de los secretos más corruptos de las empresas. Es por eso que lo persiguen, no por haber hecho el amor dos veces y sin condón.

* Héctor Abad Fasciolince es un prestigioso escritor colombiano. Su texto ha aparecido originalmente en el diario El Espectador.

14 Comentarios el Assange, ¿el violador de qué?

  1. Fuera los vendepatrias!

    FUERA!

  2. Fuera los vendepatrias!

    FUERA!

  3. LAS ACUSACIONES SE LOS VENTILA EN LOS JUZGADOS .  EN VERDAD UNA ACTITUD PROMISCUA NO SE LO DEBERIA CONSIDERAR DELITO,   SIN EMBARGO SEGUN LAS LEYES DE CADA PAIS…PODRIA SERLO. Y DEBERIA RESPONDER  A DICHOS CARGOS, Y ESPERO QUE SEA DECLARADO INOCENTE  EN VERDAD!!

  4. CON ESTE CONTUNDENTE ARTICULO LES HA DADO EN LA TROMPA A LOS QUE SABEMOS, ALOS QUE QUIEREN TAPAR EL SOL CON UN DEDO , Y A LOS QUE DEFIENDEN A LOS PERIODISTAS CORRUPTOS DESENMASCARADOS POR WIKILEAKS AQUI EN EL ECUADOR, COMENSALES DE LA EMBAJADA NORTEAMERICANA Y VENDE-PATRIA…Y A LOS QUE TRATARON DE OCULTAR LOS CABLES UE LOS COMPROMETIAN, SI , ESOS DIARIOS QUE PUBLICARON CABLES QUE SOLO HACIAN DAÑO AL GOBIERNO Y ESCONDIERON CABLES QUE LOS COMPROMETIAN, NADA OCULTO BAJO EL SOL…TODO YA SE SABE SOBRE LOS PERIODISTAS CORRUPTOS!!!

  5. estoy de acuerdo con lo mencionada del caso Assange, mucha gente ignora la realidad, se limitan a creer lo que dicen y relata la prensa corrupta, que solo busca conveniencia política y económica. De tal manera opino lo mismo de la persona que relato esta columna que se limito solo a averiguar un caso polemico como es el de Assange, pero ignoro la realidad que se vive en mi país, las personas que defienden la libertad de expresión en Ecuador son aquellos banqueros, políticos que han estado acostumbrados durante años a manipular al pueblo a su antojo, es por eso que se empeñan tanto en desacreditar al gobierno, inventando diariamente mentiras y como aqui mismo lo mencionan no solo es mentira, es ridiculo. Inclusive wikileaks habla sobre como intefiere E.E.U.U.  en los partidos políticos de Latino América , con el objetivo de desestabilizar a los gobiernos , que no estan a favor del imperialismo.
    No se puede afirmar una verdad y negar otra realidad…    

  6. “Y lo que Suecia quiere hacer con él, muy probablemente, es enviarlo a Estados Unidos”

    Si vamos a escribir articulos basandonos en supuestos o probabilidades, pues mi teoria es de que muy probablemente no quieran enviar a Assange a los USA, solo que en mi caso puedo sustentar mi afirmacion en que NO EXISTE un pedido de extradicion por parte de los norte americanos, en cambio lo que escribe este caballero no tiene mas asidero que su propia imaginacion.

  7. Hector muy apagado a la realidad su escrito.. y con palabras muy claras, a pesar que es muy normal que larepublica.ec sea de oposicion al gobierno de Correa, al parecer esta vez estamos muy de acuerdo… gracias muy aclarador!!!

  8. ¨Dice el gobierno británico que Julian Assange no está siendo perseguido por delitos políticos sino por un delito común, por una agresión sexual en Suecia, donde se acostó dos veces con dos mujeres que aceptaron dormir con él, las cuales querían acostarse una sola vez y no dos veces, y no sin condón sino con condón. No digo que Assange no haya actuado mal en esta guerra de sábanas (en caso de ser verdad lo que se dice), pero no me parece que un delito de esta naturaleza merezca la amenaza de irrumpir en la Embajada ecuatoriana en Londres. ¿Para qué lo harían? ¿Por qué tanto celo ante un delito sexual? ¿Para proteger la seguridad de las secretarias de la Embajada, amenazadas por el peligroso sátiro? Al parecer las autoridades ecuatorianas en Londres no están angustiadas por los ímpetus reproductivos de Assange. Y tengo la impresión de que las británicas tampoco¨.

    Estoy de acuerdo en el rechazo a la amenaza hecha contra la embajada ecuatoriana (y en la coyuntura es el único punto en el que apoyo plenamente al régimen), pero me parece que el señor Abad no toma en cuenta (tal como señala el ¨aide memoire¨), que no es precisamente el delito (o mejor dicho, el procedimiento legal por supuestos delitos sexuales contra Assange, entre ellos violación) lo que origina la amenaza hacia la embajada por parte del RU, sino la obligación legal de extraditar a Assange a Suecia (tomando en cuenta la ¨EAW¨ y la ¨Extradition Act 2003¨).

    ¨Que Ecuador esté protegiendo a un violador de mujeres es mentira. Que Gran Bretaña y Suecia estén pidiendo que se les entregue un violador, es mentira¨.

    Desconozco si algún gobierno o entidad internacional ha tachado a Assange de violador, pero lo que es cierto es que Ecuador protege a una persona a la que se le sigue un proceso judicial referente a delitos sexuales.

    ¨Y no sólo es mentira, es ridículo y hasta el más ingenuo se da cuenta de que a Assange lo quieren tener en sus manos la justicia británica, sueca y norteamericana por las filtraciones de Wikileaks y no porque le guste hacer el amor sin preservativo. Y lo que Suecia quiere hacer con él, muy probablemente, es enviarlo a  Estados Unidos, según normas de extradición expeditas de este país¨.

    Me resulta muy curioso que una persona del supuesto ¨nivel intelectual¨ de Assange haya decidido ir a Suecia, luego del escándalo de la filtración de los documentos y de afectar a los intereses de la nación más poderosa del mundo, a la luz de la hipótesis de la conspiración RU-USA-Suecia (que suelen utilizar los defensores de Assange), ¿no estaba al tanto Assange del riesgo que corría en territorio sueco? (Assange inclusive solicitó un permiso de residencia).

    Ahora bien, ¿cúales son esas ¨normas de extradición expeditas¨ a las que se refiere el señor Abad? Quizás el señor Abad no se ha enterado de que la extradición a EU por parte de Suecia requiere también el permiso del RU (y todo un proceso legal que viene con ello), o quizás el señor Abad no se ha enterado de que Suecia y el RU suscriben la Convención Europea de Derechos Humanos que les prohibe extraditar a alguien cuando exista un riesgo de pena de muerte (uno de los argumentos del gobierno ecuatoriano) o tortura (como ejemplo revisar el caso Soering). El señor Abad no presenta argumentación racional o evidencia empírica que soporte su afirmación en cuanto a las intenciones de Suecia de enviar a Assange a los Estados Unidos.

  9. ¨Lo del delito sexual es un pretexto; incluso más que un pretexto, un montaje, pues Ecuador le ha dicho a Suecia que puede interrogar a Assange en la Embajada y que lo entregan si no lo extraditan. Lo que Estados Unidos quisiera es darle un castigo ejemplar al hombre que consiguió filtrar miles de secretos de su servicio diplomático. Es un mensaje al mundo: para que no se les ocurra volver a meterse con sus secretos de Estado¨. 

    Aquí se presentan dos de las falacia más usadas por parte del régimen ecuatoriano y algunos defensores de Assange, dos falacias distractivas del ¨trapo rojo¨ (en el caso del régimen ecuatoriano, siendo un gobierno que se caracteriza por utilizar constantemente falacias burdas y ramplonas, bueno, “nihil novi sub sole”).

    La primera falacia, lo de que Suecia puede interrogar a Ecuador en la embajada (y que tal negación es señal de que hay algo sospechoso en el asunto). Pues la ley sueca señala que el procesado debe estar a las órdenes de la autoridades, luego viene la interrogación, y si las autoridades suecas lo consideran pertinente, se da lugar a la acusación. Aquí la decisión de la ¨High Court¨, recomiendo leer el acápite 142 (en especial el numeral 9  y 10), y el acápite 160.
    http://www.bailii.org/ew/cases/EWHC/Admin/2011/2849.html

    Ni el gobierno ecuatoriano, ni Assange, están en condiciones de decidir la manera en que la justicia sueca debe seguir sus procedimientos, el hecho de que el régimen ecuatoriano sostenga esta falacia no la hace realidad (como decía, “nihil novi sub sole”).

    La segunda falacia, la de la entrega de Assange si Suecia garantiza la no extradición (y que una negación al respecto es señal de que hay algo  sospechoso en el asunto). Al gobierno sueco no le corresponde dar garantías sobre una futura extradición si se presenta una solicitud por parte de Estados Unidos, la decisión final le corresponde a una corte independiente sueca, y esa corte no se puede pronunciar sobre un requisito de extradición que no ha sido presentado y que debería ser juzgado bajo sus propios méritos y de acuerdo a la ley. En el caso de que se enfrente una posible pena de muerte debido a la extradición, la solicitud sería rechazada.

  10. Felicitaciones por el artículo objetivo sin una visión contaminada de odio.
    saludos,
    abel

Los comentarios están cerrados.