Ecuador. lunes 11 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Obama y el Aborto como Arma Electoral

Por Luis Fernando Ayala
Guayaquil, Ecuador

Todo hace pensar que esta noche Barack Obama será reelegido como Presidente de los Estados Unidos, aunque probablemente por un margen muy estrecho en el voto popular. De confirmarse su victoria, ese triunfo se lo deberá especialmente a las diferencias que obtenga en dos segmentos importantes de la población: las mujeres y los latinos.

Por Luis Fernando Ayala
Guayaquil, Ecuador


Publicidad

Todo hace pensar que esta noche Barack Obama será reelegido como Presidente de los Estados Unidos, aunque probablemente por un margen muy estrecho en el voto popular. De confirmarse su victoria, ese triunfo se lo deberá especialmente a las diferencias que obtenga en dos segmentos importantes de la población: las mujeres y los latinos.

Cuando las encuestas posteriores al primer debate mostraron que el candidato republicano empezaba a despegarse, la campaña de Obama no dudó en apelar al divisivo tema del aborto como arma para tratar de recuperar la ventaja, que parecía escapársele de las manos, entre las mujeres, segmento que históricamente ha constituido una pieza clave de las victorias demócratas. Inclusive llegó a acusar a los republicanos de declararle una “guerra a las mujeres”. El candidato que en el 2004 había ganado las elecciones con un mensaje de “esperanza” como lema de campaña, se había transformado en el candidato del miedo.

En lo que constituye uno de los anuncios publicitarios más virulentos de una campaña caracterizada por su negatividad, Obama acusó a Romney de pretender ilegalizar el aborto en todas las circunstancias, para lo cual se sirvió del viejo truco de sacar de contexto una frase en la que Romney dice que estaría feliz de firmar una ley en la que se reversara el precedente jurídico de la sentencia del caso Roe vs. Wade, que permite la interrupción de los embarazos en cualquier momento. Lo que el anuncio no muestra es que a continuación Romney expresa que al tratarse de un Estado Federal, el tema del aborto debe ser definido por cada uno de los estados. Este comercial además pretendía inducir a confusión respecto a la verdadera posición de Romney sobre el aborto, ya que el republicano cree que debe permitírselo para casos de violación y cuando esté en peligro la vida de la madre (su binomio, el congresista Paul Ryan, sí cree que el aborto debe estar prohibido en todos los casos).

El que Obama haya decidido poner los temas valóricos en el centro del debate, es algo completamente entendible considerando el mal estado de la economía americana, agravado durante su mandato, y es algo que difícilmente sorprende, teniendo en cuenta que Obama a lo largo de su carrera política (incluyendo la presidencia), consistentemente ha defendido una agenda extremista en el tema del aborto.

Siendo legislador estatal de Illinois, Barack Obama fue el único miembro de esa cámara que intervino públicamente para oponerse a una legislación que reconocía como personas a los bebés nacidos vivos como resultado de un aborto fallido y que obligaba a los doctores que practicaron el aborto a brindarle todos los cuidados para tratar de salvar su vida. Obama votó tres veces en contra de esa ley. También en Illinois, Obama se opuso a la prohibición de los abortos que se encuentran en el último trimestre de gestación, práctica que se conoce como Partial Birth Abortion.

Ya como presidente, una de sus primeras acciones fue la de levantar la prohibición de que el gobierno federal financie a grupos pro aborto en el exterior[i], instaurada por su predecesor, George W. Bush. En el 2010, impulsó una reforma masiva al sistema de salud, que entre otros puntos asigna cuantiosos fondos federales a instituciones pro aborto como Planned Parenthood. En el 2012 dictó un mandato que obligaba a las instituciones vinculadas con organizaciones religiosas a incluir dentro de sus planes de seguros médicos para sus empleados, la cobertura de métodos anticonceptivos y de píldoras abortivas, en clara violación de los preceptos del respeto a la libertad religiosa.

Es de esperarse que un segundo mandato de Obama, no haga más que profundizar las políticas radicales a favor del aborto llevadas a cabo por su primera administración y de eso serán cómplices los votantes latinos, quienes aunque se oponen mayoritariamente al aborto, han abrazado al Partido Demócrata ante lo que consideran como una política antiinmigrante del Partido Republicano. Solo queda la esperanza de que en el futuro los republicanos sean capaces de articular posiciones incluyentes hacia los latinos, que les provean de los suficientes márgenes electorales para reversar algunas de las políticas instauradas por quien es sin lugar a dudas, el presidente más abortista de la historia de los Estados Unidos.


 

1 Comentario el Obama y el Aborto como Arma Electoral

  1. “Obama fue el único miembro de esa cámara que intervino públicamente para oponerse a una legislación que reconocía como personas a los bebés nacidos vivos como resultado de un aborto fallido y que obligaba a los doctores que practicaron el aborto a brindarle todos los cuidados para tratar de salvar su vida”

    Y ese “monstruo” gobierna los USA ? con razón nosotros tenemos lo que tenemos !

Los comentarios están cerrados.