Ecuador. domingo 17 de diciembre de 2017
  • Seguir en Facebook
  • Seguir en Twitter
  • Seguir en Google+
  • Seguir en YouTube
  • Seguir en Instagram
  • Seguir en LinkedIn

Por un nuevo concilio

Leonardo Boff
Río de Janeiro, Brasil

Conocí al entonces padre Bergoglio en 1970, cuando participamos como conferencistas de un congreso sobre espiritualidad. Hoy es el papa Francisco, y Francisco no es apenas un nombre, es un proyecto de Iglesia pobre, simple, evangélica y despojada. Creo que su pontificado traerá cambios. Ha traído nuevos aires, nueva música, nuevas palabras para viejos problemas que nos permiten pensar en una nueva primavera de la iglesia. La Iglesia volvió a ser una casa espiritual.

Leonardo Boff
Río de Janeiro, Brasil


Publicidad

Conocí al entonces padre Bergoglio en 1970, cuando participamos como conferencistas de un congreso sobre espiritualidad. Hoy es el papa Francisco, y Francisco no es apenas un nombre, es un proyecto de Iglesia pobre, simple, evangélica y despojada.

Creo que su pontificado traerá cambios. Ha traído nuevos aires, nueva música, nuevas palabras para viejos problemas que nos permiten pensar en una nueva primavera de la iglesia. La Iglesia volvió a ser una casa espiritual.

El nuevo Papa no se presenta como un doctor sino como un pastor, habla a partir del sufrimiento humano sobre el hambre del mundo, sobre los inmigrantes de Africa que llegan a la isla Lampedusa y denuncia el sistema financiero mundial que martiriza a países enteros. Los papas anteriores daban centralidad a la Iglesia reforzando sus instituciones y doctrinas, mientras que el papa Francisco coloca al mundo, los pobres, la protección de la Tierra y el cuidado de la vida como cuestiones esenciales.

Sus reformas deberán ser profundas y no limitarse a la curia romana, que está en un estado calamitoso. Tal vez podría convocar a un nuevo Concilio con representantes de toda la cristiandad, laicos, hombres y mujeres, notables por su saber, y de las demás Iglesias cristianas, e inclusive representantes de otras religiones y caminos espirituales.

La Iglesia, hoy tan llena de prohibiciones, precisa ser un hogar espiritual en una atmósfera acogedora.

* Teólogo brasileño, profesor de Filosofía de la Religión de la Universidad del Estado de Rio de Janeiro. Uno de los principales teóricos de la Teología de la Liberación, en 1984 fue condenado a un año de silencio por el entonces Cardenal Joseph Ratzinger, luego Papa Benedicto XVI. Su texto ha sido publicado originalmente en el portal Perfil.